Los nuevos jueces del Lava Jato citaron a Lula por otra causa

Preso en Curitiba por orden del juez Sergio Moro en una causa sin pruebas, el expresidente brasileño Lula Da Silva será interrogado nuevamente el 14 de noviembre en relación a otro expediente de la investigación Lava Jato, que también llevaba adelante el ex magistrado, futuro ministro del presidente electo. Como el caso por el departamento de Guarujá, el juicio se edifica sobre delaciones premiadas.

El interrogatorio será presencial y conducido por la jueza Gabriela Hardt, que comanda ahora la operación anticorrupción Lava Jato en sustitución de Sergio Moro, que aceptó ser ministro de Justicia del ultraderechista la semana pasada.

Lula debe responder por el presunto beneficio de reformas pagadas por grandes constructoras entre 2010 y 2014 en una hacienda en Atibaia, interior de Sao Paulo, supuestamente atribuida “de facto” al exmandatario (2003-2010) a cambio de contratos con Petrobras.

La defensa de Lula ratificó su inocencia, al asegurar que la propiedad no le pertenece y que la denuncia es parte de una campaña de acoso político-judicial.

La jueza Hardt, sustituta de Moro en el tribunal de primera instancia a cargo de las investigaciones, interrogó esta semana sobre el caso al empresario Marcelo Odebrecht, que tiene un acuerdo de “delación premiada” con la Justicia. Esta controversial herramienta le permitió a Moro fundamentar su condena a Lula a 12 años y medio de prisión en la causa por el departamento de Guarujá por el que continúa preso, a pesar de que no hay pruebas concretas en su contra.

La defensa de Lula volvió a pedir su liberación y la suspensión de las causas en su contra en manos de Moro después de que éste aceptara ser ministro de Bolsonaro, por presunta parcialidad. “Lula es víctima de una cacería judicial desencadenada por un agente con toga (…) que buscó anular sus libertades y derechos”, afirmaron sus abogados.