Los jóvenes se interesan en la política

 Uruguay

El debate sobre si la juventud es apática ante lo que sucede en la sociedad vuelve a repetirse. Desde el Frente Amplio señalan tres hechos en los que quedó clara la participación juvenil: la despenalización del aborto, la legalización de la marihuana y el matrimonio igualitario. A diferencia de otras épocas, hoy los jóvenes primero se encuentran con sus pares y luego con las ideologías. 

Mónica Xavier – La República (Uruguay)

Año tras año en los primeros días de marzo se suceden unas tras otras columnas, informes, notas, entrevistas e información sobre los jóvenes, su relación con el sistema educativo y con el mundo que los rodea.

¿Qué “pasa” con los jóvenes? y sobre todo, ¿qué “pasa” con los jóvenes y la política? Sin querer caer en una frase, a mi entender inapropiada, que hemos escuchado decir muchísimas veces como lo es: “A ellos no les interesa la política”, me parece más importante y oportuno pensar cómo viven hoy los jóvenes su propia realidad.

Algunos podrán decir: “¿y por qué en lugar de hacer especulaciones al respecto no se lo preguntamos a ellos?”; sin embargo creo que el Frente Amplio, o mejor dicho todos los sectores del nuestra fuerza política y las Bases, a través de sus Comités, si de algo nos tenemos que enorgullecer es de tener las instancias para que estos participen y se expresen.

Al respecto de su vinculación con esas estructuras podríamos repreguntarnos, ¿son solo los jóvenes los que han dejado de participar en cada una de estas instancias? Creo que no, creo que muchos “veteranos” también han dejado de participar;  pero entrar en un análisis de esta realidad desviaría la reflexión a otro plano y requeriría de otra mirada. Y “mirar y tratar de encontrar respuestas” sobre lo que les pasa a los jóvenes y su vinculación con lo político es hoy mi interés; y requiere de una mirada mucho más aguda y profunda.

Todos estamos bombardeados de información de lo que sucede en nuestro país y en el mundo entero, pero ¿qué es lo que a los jóvenes les interesa saber sobre los hechos políticos de la actualidad, sobre lo político y la política?

“¿Los jóvenes no están interesados en la política? Por supuesto que están interesados en ella, pero ya no quieren saber de manuales e historias predestinadas, reclaman cosas y acciones concretas”

Impresiona que hubo tres hechos en el acontecer político del gobierno del Frente Amplio, durante el 2013, que captaron la atención de miles de jóvenes: la despenalización del aborto, la legalización de la marihuana y el matrimonio igualitario. Es interesante saber que con estas tres leyes que nuestra fuerza política impulsó y votó además de seguir avanzando en la lucha por los derechos y la libertad de todos los ciudadanos, nuestro país se posicionó como un país más moderno, dando respuestas concretas a realidades concretas que vive nuestra sociedad. Y quizás sea por este motivo, “respuestas concretas a realidades concretas”, que los jóvenes se interesaron en estos; porque tenemos que dejar de pensar que nuestro paradigma (el de los más “veteranos”) es el mismo paradigma de ellos.

En diferentes instancias  he escuchado a muchos padres, tíos o abuelos hablarles a sus hijos, sobrinos o nietos sobre temas políticos y siempre me quedo con la sensación que no se trata que el joven no quiera escuchar o no entienda lo que está escuchando sino que quienes hablan, lo hacen desde una concepción del mundo en  donde todo era bipolar, estaba separado en  dos grupos de personas (“ellos o nosotros”) o entre dos grupos de ideas (“las de ellos o las de nosotros”) ¡y los jóvenes no viven así!!! Los jóvenes, hoy más que nunca, por múltiples razones –culturales, sociales, familiares, vivenciales- viven y se interesan más por su propia integración social; viven y se interesan más en la búsqueda y el encuentro de su propia identidad social que en la de su identidad política. ¿Desinterés? No, no es desinterés; es una necesidad básica para comprender el mundo actual.

Por ejemplo, durante la primera mitad del siglo XX se era fascista o antifascista, durante la dictadura se la apoyaba o se la repudiaba; en nuestra juventud nos afiliábamos a un partido político o no nos afiliábamos, militábamos o no militábamos; claro que eran coyunturas históricas francamente diferentes a las actuales y por ese motivo nuestro paradigma era otro.

Hoy los jóvenes se autodefinen como floggers, deportistas, ‘valizeros’, vegetarianos, etc., etc., etc.; y en todos estos grupos, o colectivos sociales, lo que buscan es integrarse e integrarse con sus pares; buscan un espacio de reconocimiento, de identificación con “un otro”; ¿quién dijo que porque se reúnen en torno a las actualmente llamadas “tribus urbanas” estén desinteresados de la política? ¿O qué estén desencantados con la política? Hay quienes piensan eso; yo no pienso que sea así. Los tiempos han cambiado y han cambiado mucho, y lo que para nuestras generaciones era primero identificarse con las ideologías y luego el encuentro con nuestros pares, hoy es a la inversa. Realmente un cambio sustancial cultural y social de los jóvenes de hoy.

Anteriormente puse como ejemplo tres leyes promovidas por nuestra fuerza política; estas tres leyes no dejan de tener una fuerte impronta ideológica: el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, la protección de las poblaciones más vulnerables, la lucha por una sociedad más equitativa, el respeto por el ser humano independientemente de su sexualidad. Entonces ¿los jóvenes no están interesados en la política? Por supuesto que están interesados en ella, pero ya no quieren saber de manuales e historias predestinadas, reclaman cosas y acciones concretas, y ellos saben, con respecto a estas últimas tres, que son leyes que consolidan la democracia, que se basan en principios de solidaridad y respeto, que reafirman la defensa de los derechos humanos y que solamente  el Frente Amplio las ha impulsado.

 

Leer artículo aquí