Los excesos de Carabineros son «bastante aceptables» para su director

Mientras se acumulan las denuncias por violaciones a los derechos humanos de los Carabineros, el Director General de la fuerza chilena minimizó la situación y aseguró que las supuestas “faltas” de sus subordinados están «en un rango bastante aceptable». Hoy se sumó una nueva denuncia de la INDH por abuso sexual a un adolescente en la Comisaría de Puente Alto, Santiago.

El Director General de Carabineros, Mario Rozas, definió simplemente como una “falta de aplicación del protocolo” al operativo de Carabineros en el Liceo 7, en el que fueron atacadas con perdigones y granadas de gas lacrimógenos alumnas de entre 12 y 17 años.

“De acuerdo a la información preliminar que tenemos, hubo una situación con la rectora del establecimiento, llegan los Carabineros, se utiliza la escopeta antidisturbios aparentemente en forma indebida, y eso es lo que se va a establecer a través del sumario administrativo”, agregó la autoridad, quien asistió a una sesión especial de la Comisión de Seguridad en el Senado para explicar lo sucedido.

Rozas sostuvo que las denuncias por detenciones ilegales, torturas en estaciones del metro, disparos a quemarropa, lanzamientos de personas desde vehículos policiales, robos y golpizas en cárceles “no son violaciones a los derechos humanos” y admitió que si esa fuerza de choque cometió “errores”, fueron “en un rango bastante aceptable”.

El funcionario del gobierno de Sebastián Piñera justificó además las detenciones ilegales realizadas por efectivos de civil, alegando que están “debidamente autorizadas”. Rozas se limitó a decir que habría que mejorar el entrenamiento y “modernizar algunos protocolos”, al asegurar que este accionar «está debidamente autorizado».

“Tengo que ser muy honesto y decir que somos una institución que adopta 14 millones de procedimientos al año. Somos una de las policías a nivel mundial que, con esa cantidad de procedimientos, comete errores sí, pero en un rango bastante aceptable“, intentó defenderse ante las acusaciones.

Por la represión en las calles, ya murieron alrededor de 20 personas y la cantidad de detenciones excedieron los conteos oficiales. En tanto que de acuerdo al INDH hay al menos 500 niños y adolescentes detenidos y unos 1500 heridos desde que comenzaron las protestas. El organismo aclaró además que recibió 2300 denuncias por vulneraciones de ddhh en los últimos 20 días.

Una nueva denuncia de abuso

El INDH anunció que interpondrá acciones legales por torturas a dos menores de edad, y violencia sexual en contra de uno de ellos, cometidos por funcionarios de la 38ª Comisaría de Carabineros de Puente Alto, en Santiago.

Las víctimas son dos adolescentes de 17 años que fueron detenidos cerca de las 18:00 y las 20:00 horas de ayer, respectivamente, en el marco de las últimas manifestaciones sociales.

«En el caso de uno de los adolescentes hubo violencia sexual, siendo agredido en sus genitales con un arma de servicio (una escopeta) y, además, fue discriminado por ser mapuche», denunció la abogada del INDH Francisca Figueroa.

La madre de este joven relató que su hijo fue detenido cuando estaba prestando ayuda a manifestantes que fueron alcanzados por los gases lacrimógenas en protestas desarrolladas cerca de la Plaza de Puente Alto.

«En el segundo caso, el joven fue golpeado en diversas partes de su cuerpo y, además, lo dejaron encerrado al interior del carro policial con un gas irritante químico por aproximadamente cinco minutos», reveló la abogada.

Carabineros imputados por torturas

Al menos 14 efectivos de la fuerza policial chilena serán imputados por torturas desde que inició el estallido social, según informó el fiscal regional jefe de la Fiscalía Regional Metropolitana Oriente, Manuel Guerra. El procurador adelantó además que solicitará la prisión preventiva de los uniformados.

Es por dos hechos acontecidos el pasado 21 de octubre. En el primero, una docena de personal uniformado agredió a un manifestante de 55 años, causándole heridas graves, sin que haya habido provocación alguna. La persona quedó con fractura nasal, trauma ocular y fracturas costales.

En el segundo caso, dos oficiales golpearon brutalmente a un joven de 16 años que había sido detenido por infringir el toque de queda. Los funcionarios se encuentran identificados y pertenecen a la dotación de la 61° Comisaría de La Florida.