Los asesinatos a líderes sociales en Colombia ya superan la cantidad de días que tiene 2020

Con el asesinato de Jorge Luis Betancourt Ortega ya son 18 los líderes sociales que fueron acribillados en apenas 14 días. El crimen de la última víctima, de 42 años, se produjo al interior de su vivienda, donde residía con su esposa y tres hijos, en el municipio de Montelíbano. De acuerdo al gobernador Orlando Benítez, otros 270 líderes del departamento recibieron amenazas. La ONU pidió al gobierno de Iván Duque que tome medidas urgentes para mejorar su seguridad.

El nuevo asesinato fue confirmado por la Fundación Cordobexia, entidad que registra y acompaña los procesos sociales de campesinos en el sur del departamento. Allí detallaron además que Betancourt Ortega se desempeñaba como coordinador de deportes de la Junta de Acción Comunal en el corregimiento de San Francisco del Rayo.

En el comunicado emitido por la Fundación se hizo un llamado al gobierno nacional para que “garantice la vida y seguridad de los líderes sociales en esta zona del país”.

Este caso se suma a los otros 18 líderes sociales y defensores de derechos humanos que fueron asesinados en lo que va del año, según reportó el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) el pasado 12 de enero.

El director del instituto, Camilo González, señaló que la realidad es “contradictoria” con la cifra que maneja Duque, quien habló de una disminución del 25 por ciento en los crímenes realizados contra líderes sociales en el país.

“La situación es grave en Tumaco, Cauca, Huila, Chocó y Antioquia, allí hay amenazas graves. El Gobierno tiene unas cifras que no son claras y no cuadran, creo que han informado mal al presidente”, puntualizó.

La ONU reclamó medidas concretas y urgentes

En la presentación del informe trimestral de la Misión Verificación de la ONU al acuerdo de paz con las Farc, el Consejo de Seguridad de la Organización hizo un llamado unánime al gobierno de Duque para que se brinden todas las garantías de seguridad a los líderes sociales, de derechos humanos y desmovilizados, para así poner un freno a los asesinatos.

La paz no se logrará plenamente mientras las valientes voces de líderes sociales sigan siendo silenciadas por la violencia, y mientras excombatientes que dejaron las armas y están comprometidos con su reincorporación sigan siendo asesinados.”, subrayó el jefe de la misión en Colombia, Carlos Ruiz. Embajadores y jefes de misiones de todo el mundo coincidieron con sus dichos.

“Los líderes sociales y defensores de derechos humanos siguen en una situación compleja de seguridad. Es necesario extender la presencia del Estado”, dijo por ejemplo el enviado alemán, en tanto que el representante belga lamentó “la violencia ejercida contra defensores de derechos humanos y excombatientes de la Farc”.

Los casos

  • Carlos Cardona de IItuango fue asesinado el 2 de enero en Antioquia.
  • Cristian David Caicego de Guapi fue asesinado en Cauca el 3 de enero.
  • Gloria Ocampo de Puerto Guzmán en Putumayo y Virginia Silva Paez, en Cauca el 7 de enero.
  • Carlos Alonso Quintero de Puerto Guzmán (Putumayo) el 8 de enero y Emilio Campaña ese mismo día. Más recientemente, registró el asesinato el 8 de enero de Mireya Hernández Guevara en Huila y de Óscar Quintero en Puerto Guzmán.
  • Anuar Rojas Isaramá en Nuquí en Chocó un día más tarde y Gentil Hernandez en esa misma población.
  • El viernes pasado fue asesinada la líder Amparo Guegía, junto a su hijo en Cauca. En esa misma fecha, se registró también el asesinato de Juan Pablo Guejia.
  • A ellos, se suma según la organización el asesinato de un excombatiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).