López Obrador rifará el avión presidencial

Cansado por no conseguir compradores para el avión presidencial, Andrés Manuel López Obrador confirmó que rifará el lujoso avión del gobierno de México en en un sorteo a celebrarse el 15 de septiembre próximo. El dinero recaudado será destinado a una “causa humanitaria muy importante”, según específico el mandatario, quien ya convocó a 100 empresarios para que colaboren.

Ante los rumores que suscitó el anuncio y luego de que muchos medios locales calcularan el costo extra que implica el mantenimiento de un avión de esas dimensiones, López Obrador explicó que técnicamente no es la aeronave la que se rifará, sino el monto de su valor, por lo que se otorgarán 100 premios de 20 millones de pesos cada uno (unos 1.5 millones de dólares) equivalente a 2.000 millones (unos 107 millones de dólares).

Desde el comienzo de su mandato, el presidente anunció que pondría en venta el avión porque entendía que era un «símbolo de excesos» de los gobiernos anteriores. En ese momento, aseguró que el dinero lo destinaría a la compra de equipos médicos. Ningún comprador presentó ofertas y al mandatario se le ocurrió hacer la rifa. El sorteo será organizado por la Lotería Nacional de México.

«Después de análisis, de reflexiones, de consultas y de tomar en cuenta distintos puntos de vista, se tomó la decisión de rifar el avión para no tener problemas de tiempo y para que puedan participar todos los mexicanos que quieran«, dijo AMLO, acrónimo con el que se le conoce al mandatario, en su habitual conferencia matutina. El sorteo será organizado por la Lotería Nacional de México.

“Se va a convocar a empresarios, ya lo estoy haciendo, a una reunión para pedirles que nos ayuden a comprar billetes, para que los entreguen a sus trabajadores o los dediquen a la promoción en tiendas o empresas”, puntualizó.

El Boeing Dreamliner 787-8 fue comprado por unos 218 millones de dólares durante el gobierno del presidente Felipe Calderón (2006-2012) y entregado bajo su sucesor, Enrique Peña Nieto (2012-2018). La aeronave de última generación tiene capacidad para 80 pasajeros. Además, cuenta con un área privada de descanso para el mandatario, una sala de reuniones y un área reservada para la prensa que acompaña al presidente en las giras.