López Obrador negó diálogo con bandas del crimen organizado

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, negó que su gobierno haya entablado algún tipo de diálogo con el crimen organizado, en un intento por aclarar un anuncio de una de sus funcionarias que había causado confusión al respecto. «No se tiene diálogo con integrantes de las bandas del crimen organizado, como se les denomina. No tenemos esa relación», expresó el mandatario y líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

López Obrador aclaró que su gobierno plantea «buscar un proceso de paz en el país con la participación de todos», especialmente de las víctimas del crimen organizado, ya que «no se puede hacer nada si no se tiene la anuencia de las víctimas».

El presidente fue cuestionado sobre las palabras de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien declaró que el gobierno dialoga con «muchos grupos» que están dispuestos a dejar las armas y avanzar hacia la pacificación del país, sin precisar a qué agrupaciones se refería.

Posteriormente, la funcionaria matizó que se refería a las policías comunitarias o grupos de autodefensa que surgieron en años recientes, principalmente en Michoacán y Guerrero, para hacer frente a robos, extorsiones, secuestros y otros delitos del crimen organizado.

López Obrador dijo que su gobierno no promoverá «nada que signifique la autodefensa» como, según dijo, hicieron los anteriores gobiernos para enfrentar los grupos criminales.

«La seguridad pública la tiene que garantizar el Estado. No podemos promover la creación de grupos para atender temas de seguridad porque no funciona y genera mucho desorden», expresó el mandatario.

López Obrador fue muy crítico de la política de combate frontal a los carteles por medio de las Fuerzas Armadas iniciada por el presidente Felipe Calderón (2006-2012), a la que atribuye la ola de violencia que padece el país.