López Obrador le pidió a Biden atender la crisis migratoria y otorgar más visas de trabajo

En una reunión bilateral en la Casa Blanca, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le pidió a su par estadounidense, Joe Biden, otorgar más visas de trabajo para los migrantes, algo que permitiría “ordenar el flujo migratorio” y mejorar la calidad de vida de aquellos obreros, técnicos y profesionales mexicanos y centroamericanos que se ponen en riesgo al cruzar la frontera y contribuyen a la economía informal.

“La relación Estados Unidos-México es vital para lograr nuestros objetivos en todo: desde la lucha contra el covid-19 hasta continuar con el crecimiento de nuestras economías y fortalecer nuestras alianzas al abordar la migración como un desafío compartido del hemisferio”, apuntó el mandatario estadounidense, quien aseguró que ve a México “como un socio igualitario”.

López Obrador aprovechó el encuentro para insistir con su pedido para “ordenar el flujo migratorio y permitir la llegada a Estados Unidos de obreros, técnicos y profesionales de las distintas disciplinas, mexicanos y centroamericanos, con visas temporales de trabajo para asegurar que no se paralice la economía por falta de mano de obra”.

Y “es indispensable, lo digo de manera sincera y respetuosa, regularizar ya y dar certidumbre a migrantes que desde hace varios años trabajan honradamente y contribuyen al desarrollo” del país, añadió en referencia a una vía hacia la ciudadanía de estos migrantes, una de las promesas de Biden truncadas por el Congreso.

La respuesta de Biden

“En muchas ocasiones hemos podido coincidir y trabajar como buenos amigos y verdaderos aliados”, añadió, sentado en un sillón junto a Biden antes de una reunión a puertas cerradas.

Por su parte, Biden le recordó que su gobierno batió “un récord” el año pasado al emitir 300.000 visas H-2 (destinadas a personas sin intención de inmigrar permanentemente) para trabajadores mexicanos y agradeció a su homólogo que hiciera lo propio con centroamericanos en México.

Añadió que Washington “está haciendo inversiones históricas en la modernización de la infraestructura” a lo largo de los más de 3.000 kilómetros de frontera común y combate “el tráfico ilegal de fentanilo” y de personas.

La situación en la frontera

Durante su mandato, cada mes más de 200.000 personas que intentaron entrar en el país fueron enviadas de vuelta, invocando el programa Quédate en México, bajo el cual se expulsa a solicitantes de asilo para que esperen la resolución de sus casos al otro lado de la frontera.

López Obrador sugirió a su par estadounidense otras medidas concretas, como la suspensión de aranceles para regularizar los precios entre las naciones, así como un plan conjunto de inversión público-privada.

Diferencias entre los mandatarios

En los últimos meses hubo desencuentros entre los dos gobiernos. López Obrador no participó en la Cumbre de las Américas, en protesta por la negativa de la Casa Blanca a invitar a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, y tomó la defensa del fundador de Wikileaks Julian Assange, procesado por una filtración masiva de documentos confidenciales de Estados Unidos.

Además, su reforma energética bloquea miles de millones de dólares de inversiones y México se niega a sumarse a las sanciones internacionales contra Rusia por haber invadido Ucrania.

Esta es la cuarta visita oficial de López Obrador a Estados Unidos desde que comenzó su mandato en 2018: la primera fue el 8 de julio de 2020, para celebrar con el entonces presidente Donald Trump (2017-2020), la entrada en vigor del nuevo Tratado México-Estados Unidos-Canadá (TMEC) de libre comercio.

El 9 de noviembre de 2021 viajó a Nueva York a pronunciar un discurso ante el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas; y el 21 de ese mismo mes acudió a una cumbre de líderes de América del Norte, con Biden y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.