“Libertad y justicia para Evelyn”, vuelven a juzgar a la joven condenada por un aborto espontáneo

La Justicia de El Salvador reanudó el juicio contra Evelyn Hernández, la joven que había sido condenada por homicidio agravado con una pena de 30 años de prisión por sufrir un aborto espontáneo, en el que el feto nació muerto. El país centroamericano tiene una de las legislaciones más severas en contra del aborto: no permite la interrupción del embarazo ni cuando peligra la vida de la mujer ni en casos de violación. El caso de Evelyn se convirtió en un emblema de la lucha del movimiento de mujeres de ese país.

«Estamos esperanzadas de que vamos a tener un resultado positivo a favor de Hernández”, sostuvo la abogada de la joven, Elizabeth Deras, al iniciarse la jornada en el Centro de Justicia de Ciudad Delgado, una localidad ubicada al noreste de San Salvador.

Evelyn tiene 21 años y fue condenada en julio de 2017 a 30 años de cárcel, pero la sentencia fue anulada en febrero de este año por una resolución de la Corte Suprema de Justicia. La joven fue liberada después de pasar 33 meses en prisión.

En la resolución, la Corte ordenó un nuevo juicio con un tribunal diferente.

El nuevo proceso, que comenzó el 16 de julio, se reanudó este viernes con el testimonio de una policía presentado por la Fiscalía. Después de la jornada de interrogatorio quedaban los alegatos finales de las partes.

«Solo les quiero decir que yo soy inocente y sé que el juez va a hacer justicia”, declaró Evelyn en la apertura del juicio. 

El caso se remonta al 6 de abril de 2016, cuando la joven tuvo un «parto extrahospitalario» en una letrina y al llegar al hospital más cercano quedó detenida y acusada de homicidio agravado.

El estudio forense del Instituto de Medicina Legal no es concluyente sobre lo ocurrido en el parto, aunque la defensa sostiene que el niño nació muerto porque aspiró meconio, el primer excremento que, al ser expulsado dentro del vientre, causa daño al feto.

Evelyn Hernández reafirmó su inocencia.

La Fiscalía General de la República (FGR) cambió el cargo contra Evelyn Hernández, quien ya no será acusada de homicidio agravado (con dolo y premeditación), sino de homicidio agravado por omisión (por negligencia, sin dolo).

La legislación salvadoreña prohíbe la interrupción del embarazo en todas sus formas.

El artículo 133 del Código Penal salvadoreño establece una pena de 2 a 8 años por aborto. Sin embargo, fiscales y jueces tipifican los casos de aborto, incluso los espontáneos, como «homicidio agravado», un delito penado con 30 a 50 años de cárcel.