Liberaron a una joven que estuvo diez años presa por un parto extrahospitalario en El Salvador

Jacqueline, una joven de 33 años, fue liberada en El Salvador tras haber estado diez años y nueve meses presa por haber tenido complicaciones en un parto extrahospitalario, que fue interpretado por la restrictiva justicia de ese país como un intento de aborto. “La libertad de Jacqueline confirma el camino para la libertad de todas las mujeres criminalizadas por aborto”, resaltaron las organizaciones feministas.

La Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico (Acdatee) reconstruyó el caso de Jaqueline, quien sufrió las complicaciones en el parto en julio de 2011, cuando tenía 23 años. “Su hija sobrevivió pero cuando buscó ayuda médica para ambas fue detenida”, recordaron.

En El Salvador, las mujeres que sufren complicaciones del embarazo que dan lugar a abortos espontáneos son habitualmente sospechosas de haberse practicado un aborto, prohibido en todas las circunstancias, y son procesadas bajo el cargo de homicidio agravado, cuya pena de cárcel es de 30 años. A Jaqueline, particularmente, la Justicia le había aplicado una condena de 15 años.

La abogada Abigail Cortez, del equipo jurídico de Acdatee, aseguró que el parto extrahospitalario de Jacqueline fue “sin asistencia” por lo que le negaron el derecho a una “asistencia médica oportuna” y luego, estando en la cárcel, tomaron decisiones sin consultar a su defensa. “Estando en la cárcel a Jacqueline la hicieron firmar la adopción de su hija, sin explicar las implicaciones”, señaló Cortez. 

Qué dijo Jacqueline

“Me siento agradecida con todas las personas que nos han apoyado para que hoy estemos libres”, indicó Jacqueline, según un comunicado de Acdatee.

En contexto

Recientemente, cuatro mujeres condenadas a largas penas de prisión por supuesto aborto y liberadas en los últimos meses abogaron por la libertad de las salvadoreñas que siguen presas tras sufrir emergencias obstétricas.

En la última década, 65 mujeres condenadas por emergencias de salud durante el embarazo han sido liberadas, pero aún quedan tres mujeres en prisión, de acuerdo con la Agrupación Ciudadana.

Las organizaciones que trabajan por la libertad de estas mujeres insisten en que el Estado salvadoreño “no debe criminalizar” a las mujeres que enfrentan emergencias obstétricas y garantizarles la atención médica, agregó la fuente.

El año pasado, el presidente Nayib Bukele retiró de un proyecto de reforma constitucional la posibilidad de permitir el aborto cuando está en peligro la vida de la madre, luego de reclamos de la Iglesia católica.