La palabra del General

Colombia 

El domingo fue liberado el General Alzate y las otras dos personas secuestradas por las Farc. Ahora que la liberación se hizo efectiva, será el momento de que el militar de más alto rango que cayó en manos de la guerrilla explique lo sucedido. Las opiniones son cruzadas: algunos creen que se entregó voluntariamente y otros que fue un error grave de inteligencia militar. Él deberá hablar. 

El General Rubén Darío Alzate, el cabo Jorge Ramirez y la abogada Gloria Urrego luego de la liberación. Foto: EFE

Juan Esteban Lewin- La Silla Vacía (Colombia)

Esta mañana las Farc finalmente liberaron al general Rubén Darío Alzate, la abogada Gloria Urrego y el cabo Jorge Contreras en una zona rural al norte de Quibdó. Es un alivio por el fin de los tres secuestros. Sin embargo Alzate no solo regresa a la libertad sino a tener que enfrentar críticas de todos lados.

Durante las dos semanas que ha estado secuestrado, su decisión de ir al caserío Las Mercedes vestido de civil y sin escolta ha sido objeto de múltiples rumores. Aunque es posible que Alzate, ya en libertad, pueda aclarar la situación es difícil que salga bien librado.

El hecho obvio es que Alzate se metió en la boca del lobo. Como es un hombre curtido en la guerra, que ocupaba un cargo de una unidad de choque como es la Fuerza de Tarea Titán y es conocido como tropero, no ha sido fácil entender esa decisión.

Incluso en la hipótesis más benéfica, que es que Alzate cayo en una celada de la guerrilla, habría sido el producto de un error grave de inteligencia militar .

Esa extrañeza quedó planteada públicamente desde un primer momento, porque el presidente Juan Manuel Santos pidió explicaciones vía Twitter. Y rápidamente la situación, a pesar de lo trágica, dio pie para muchos chistes. Alzate empezó a ser llamado “General Papaya” después de que personajes como Sigifredo López dijeron que había ‘dado papaya’ .

La decisión de Alzate también golpeó la imagen del Ejército, que por primera vez sufrió la humillación de tener uno de sus generales en poder de la guerrilla y además puso en riesgo el proceso de paz.

Por eso, después de dos semanas de secuestro, hay decenas de militares esperando que Alzate explique por qué se fue a Las Mercedes solo, de civil y sin escolta. Y en el Congreso podría reactivarse el fallido debate del senador de La U Jimmy Chamorro  para que el general explique cómo terminó poniendo en riesgo todo el proceso de paz.

En algunos sectores de la derecha y de la izquierda, Alzate ha sido señalado de estarle jugando el juego al bando rival, por lo que también va a llegar a enfrentar la desconfianza de esos sectores.

” Durante las dos semanas que ha estado secuestrado, su decisión de ir al caserío Las Mercedes vestido de civil y sin escolta ha sido objeto de múltiples rumores. Aunque es posible que Alzate, ya en libertad, pueda aclarar la situación es difícil que salga bien librado “

La lógica de algunos uribistas es que Alzate se entregó a las Farc como parte de un acuerdo entre la guerrilla y el gobierno para darle un nuevo impulso al proceso de paz con su pronta liberación.

Algunos entre los más radicales señalan que esa entrega pudo haber sido voluntaria; otros, producto de una trampa de Santos.

Por ejemplo, Fernando Londoño Hoyos en La Hora de la Verdad planteó como preguntas retóricas si Santos estaba montando un golpe de opinión con el seucestro y sii había ordenado a Alzate ir a ese lugar desarmado y de civil, un argumento que retomó Eduardo Mackenzie en la página del Centro de Pensamiento Primero Colombia, el tanque de pensamiento uribista.

Recuerdan que, el mismo día del secuestro apareció en El Tiempo una entrevista de Juan Manuel Santos en la que dijo que esa semana haría un anuncio muy importante para el proceso; ven con suspicacia la rápida reacción de la guerrilla a la decisión de Santos de suspender el proceso tras el secuestro; muestran la diferencia de la reacción frente a otros crímenes de las Farc; y señalan que es la única forma de entender que un general curtido y tropero termine en semejante error.

Por el otro lado, como reseñó brevemente El País de Cali , también se rumoró que era un montaje para atacar el proceso de La Habana.

Su argumento es un reflejo del de los uribistas radicales. Para algunos defensores del proceso de La Habana, lo más probable es que Alzate fuera una ficha de los enemigos del proceso, que se habría inmolado para tratar de romper las negociaciones.

Así que el General Alzate que regresa hoy a la libertad se enfrenta a que grupos de izquierda y derecha lo vean con desconfianza y a que el Presidente, congresistas y militares (que son los que definen el futuro de un general) le pidan explicaciones. Por eso, de lo que diga en las próximas horas depende que su carrera militar no haya terminado con su secuestro.

 

Leer el artículo aquí