Laurentino Cortizo ganó la presidencia de Panamá

El socialdemócrata Laurentino Cortizo fue electo presidente de Panamá por una estrecha ventaja de dos puntos sobre el derechista Rómulo Roux, quien era apoyado por el detenido exmandatario Ricardo Martinelli. Con el lema “Rescatemos a Panamá”, Cortizo alcanzó un 33,07 por ciento de los votos frente a los 31,07 por ciento que acumuló Roux, con el 92 por ciento de mesas escrutadas. «Estoy preparado con un equipo para asumir las riendas del país desde el primero de julio de este año», afirmó el político que asumirá el 1 de julio.

«Nito», como se lo conoce a Cortizo, fue ministro de Desarrollo Agropecuario durante el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009), pero dimitió de su cargo por discrepancias con el Tratado de Libre Comercio que se negociaba entonces entre Panamá y Estados Unidos.

Sin embargo, este domingo, antes de ganar las elecciones, suavizó su postura y afirmó que un tratado “que tenemos que respetar los panameños”, al tiempo que aprovechó para manifestar que Washington es el «principal socio» de Panamá.

El futuro presidente también aseguró que uno de sus compromisos principales será el de «rescatar el nombre» de su país, salpicado tras el escándalo de los «Papeles de Panamá» y la inclusión en listas sobre paraísos fiscales. «Este es un país que ha hecho grandes esfuerzos para cumplir con las normas internacionales», subrayó.

Su contrincante, Roux, ya había adelantado que no reconocería ningún resultado porque contaba con “información de irregularidades”. Sin embargo, el propio Martinelli felicitó en la madrugada a Cortizo. «Quiero felicitar a Nito y al PRD (Partido Revolucionario Democrático) por su victoria extraoficial. Tienen una gran responsabilidad de volver a unir a los panameños y sacarnos del hueco que nos metió Varela», escribió Martinelli en Twitter.

En tercer lugar quedó, con 19,7% de los sufragios, el candidato independiente Ricardo Lombana. Abogado y periodista de 45 años, Lombana subió como la espuma los últimos meses de campaña con su furibundo discurso contra la corrupción y los partidos tradicionales. Había aceptado más temprano la derrota y anunciado su intención de colaborar con el ganador.