Las víctimas de la violencia

Colombia

El proceso de paz entre las FARC y el gobierno pasa mañana a una instancia compleja y no vista en este tipo de ejercicios: las víctimas de la violencia se sentarán en la mesa de diálogo. Ante este hecho, hay dos visiones antagónicas, la de quienes creen que los elegidos para conversar no son representativos y la de quienes piensa que las personas que viajan a La Habana tienen toda la representación.

Rccius

Semana (Colombia)

Las doce personas que viajan a La Habana han sufrido a FARC, agentes del estado y paramilitares.

Entre los asistentes están Alfonso Mora, quien es padre de un miliciano de las FARC, Constanza Turbay, a quien las FARC asesinó a varios integrantes de su familia y José Antequera, hijo del asesinado dirigente de la UP quien tenía el mismo nombre. 

También está Marina Bernal Parra, madre de un discapacitado mental que fue encontrado muerto en Norte de Santander y que hace parte de los llamados falsos positivos. 

Además, Nelly González, madre del teniente Alfonso Rodríguez González, asesinado por las FARC en una ataque al puesto de policía de Toribío, Cauca.

“No hay procesos en el mundo que hayan tenido este tipo de ejercicios”

Con los nombres de estas personas Naciones Unidas y la Universidad Nacional garantizaron que haya representatividad de todas las víctimas en el conflicto.

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y seguimiento al Diálogo, aseguró que las víctimas podrán decirle a las FARC “lo que quieran”.

“No hay procesos en el mundo que hayan tenido este tipo de ejercicios”, destacó Fabrizio Hochschild, coordinador residente de Naciones Unidas.

Este sábado será el encuentro de las víctimas con los negociadores de esa guerrilla. Se trata de familiares de personas que representarán al universo de víctimas del conflicto armado.

Natalia Arenas – La Silla Vacía (Colombia)

El proceso de selección de las víctimas que viajan a La Habana este sábado desnudó una crisis que hasta ahora había pasado de largo ante la opinión pública: ni siquiera las que tienen un puesto en la Mesa Nacional de Participación que creó la Ley de Víctimas, se sienten representadas.

Así quedó en evidencia después de que se anunciara que las víctimas serían elegidas por la Mesa, que se supone que es el órgano de representación de los que han padecido directamente el conflicto armado.  

Como contó la Silla, en un principio se tenía previsto que ellos elegirían un grupo de 10 a 15 representantes. En junio, los 52 delegados de la Mesa Nacional se reunieron y prepararon un borrador con las propuestas y con los nombres de las 15 víctimas que irían a La Habana.

La iniciativa fue respaldada por el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, ya que en esta Mesa tienen asiento líderes de todos los hechos victimizantes de todos los rincones del país y de todos los grupos armados. El problema es que la mesa no tiene legitimidad entre las víctimas.

“Nadie se siente representado en la Mesa. ¿Cómo van a ser ellos los que nos van a representar? Es  una falta de respeto”

“Nadie se siente representado en la Mesa. ¿Cómo van a ser ellos los que nos van a representar? Es  una falta de respeto,” le dijo a La Silla Rosa Amelia Hernández,  líder de la organización de víctimas afros en Córdoba y protagonista del Proyecto Rosa. Con ella coincidieron otros siete líderes de víctimas consultadas por este medio.  

El sentimiento de desconfianza con la mesa es generalizado. A algunos de los delegados que tienen asiento no sólo se les achaca hacer parte de una red clientelista y politiquera sino que además unos cuántos tienen denuncias penales por cobrarle a las víctimas por servirles de intermediarios cuando ese es su papel.

Por ejemplo, Consuelo Cruz, una de las representantes del Valle ante la Mesa Nacional de Víctimas por desplazamiento forzado y Orlando Burgos, que también hace parte de la Mesa Nacional tienen en curso varias denuncias por estafa que han sido puestas por víctimas quienes supuestamente han tenido que pagarles para que sirvan de intermediarios.

Las víctimas consultadas dicen que Cruz estaba en la lista inicial que presentó la Mesa para ir a la Habana y que seguramente será una de las que vaya a “representarlos”.

“Ellos son los tiburones”, le dijo a La Silla una persona que estuvo en la mesa con ellos hasta antes de las últimas elecciones de octubre en la que se eligieron los 52 representantes.  

 

Leer artículo completo de Semana aquí

Leer artículo completo de La Silla Vacía aquí