Las hinchadas antifascistas marcharon contra Bolsonaro

Grupos antifascistas pertenecientes a las hinchadas de clubes de fútbol salieron a las calles para reclamar la renuncia del presidente brasileño y contrarrestar las manifestaciones que todos los fines de semana piden el cierre del Congreso y el Supremo Tribunal Federal. Hubo choques con los bolsonaristas y represión policial en San Pablo y Río de Janeiro.

En San Pablo, en la Avenida Paulista se vieron imágenes de corridas, peleas mano a mano entre bolsonaristas y opositores y bombas de gas lacrimógeno.

«Democracia, Democracia», cantaban los manifestantes opositores, vestidos de negro, dominados por Gavioes da Fiel, un sector de la hinchada de Corinthians. La manifestación rememoró a la Democracia Corinthiana, el movimiento donde se destacó Sócrates, el crack que pedía elecciones en plena dictadura militar en 1982.

A 200 metros de la marcha antifascista estaban concentrados unos 100 manifestantes bolsonaristas que piden el cese de la cuarentena y el cierre del Supremo Tribunal Federal.

Según contó Alvaro Camilo, subjefe de la Policía Militarizada del estado de San Pablo, un bolsonarista con una bandera neonazi inició un enfrentamiento con los opositores. La disputa desembocó en que la policía alejó a los antifascistas lanzando gases lacrimógenos.

Los hinchas montaron barricadas con un volquete y residuos que prendieron fuego hasta que fueron retrocediendo ante el avance policial, en una batalla de piedras y balas de goma que duró más de 2 horas en la principal vía paulista. A los de Corinthians se unieron grupos de izquierda de la hinchada de Palmeiras y del Santos.

Algo parecido ocurrió en Río de Janeiro. El grupo Democracia rubro-negra del Flamengo fue a romper la manifestación de los bolsonaristas en la Avenida Atlántica, en la plaza de Copacabana, la más famosa del país. La policía reprimió a los opositores con balas de goma, mientras por las calles los antifascistas perseguían y golpeaban a los seguidores del ultraderechista.

En Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, una manifestación contra Bolsonaro fue realizada por el ala izquierdista ‘Antifa’ del Atlético Mineiro. En tanto, en Porto Alegre se habían iniciado estos movimientos hace dos semanas, con sectores de Gremio e Internacional adhiriendo al movimiento internacional Antifa.

Bolsonaro, a caballo

Mientras se multiplicaban las protestas en su contra, el presidente brasileño anduvo a caballo en medio de una manifestación a su favor con unas 200 personas que pedían intervención militar y el cierre del Supremo Tribunal Federal.

El presidente volvió a salir sin barbijo a saludar a los manifestantes. Antes, en las redes, había dicho que habrá una «crisis» con el Poder Judicial a raíz de los operativos del máximo tribunal, que lo investiga por obstrucción de la justicia.

También por Twitter, Bolsonaro adhirió al mensaje de Donald Trump para declarar terroristas a los grupos antifascistas.

Un juez del STF comparó a Bolsonaro con Hitler

Celso de Mello, decano del Supremo Tribunal Federal, comparó al movimiento político del presidente Jair Bolsonaro con el ascenso del nazismo en Alemania.

El comentario fue realizado en un mensaje que Mello envió a sus 10 colegas del máximo tribunal de Brasil. «Guardadas las debidas proporciones, el huevo de la serpiente, la similitud de lo que ocurrió en la república de Weimar (1919-1933) parece estar cerca de explotar en Brasil», escribió el juez encargado de llevar la investigación contra Bolsonaro por intentar manipular a la Policía Federal.

Mello dijo en su mensaje, divulgado por los diarios O Estado de Sao Paulo y Folha de Sao Paulo, que «es necesario resistir la destrucción del orden democrático».

Dilma Rousseff: “Bolsonaro es la salida neofascista que viabiliza una agenda neoliberal”

La ex presidenta de Brasil aseguró que el actual mandatario brasileño es sostenido “por un pacto”. “La derecha neoliberal siempre vio a Bolsonaro como un político que podía ser manipulado, tutelado y sabían que él quería una posibilidad de acomodarse en un sillón presidencial”, consideró Rouseff en una entrevista que concedió a la radio AM750.

“Hay partes de la sustentación de ese pacto que se ha roto, pero todavía se mantiene”, porque “los mercados siguen aprobando a Bolsonaro, y frente a este pacto hay que armar un frente democrático”, agregó.

La dirigente aseguró que en las elecciones de 2018, luego de que la justicia inhabilitara la candidatura de Luiz Lula da Silva, los brasileños “votaron por Bolsonaro porque creyeron que era un antisistema, confiaron en eso, pero no sospechaban que Bolsonaro era la fase más negra del sistema”.