Las claves de las elecciones municipales de este domingo en Brasil: los principales candidatos y los municipios definitorios

Las elecciones municipales del domingo en Brasil pondrán a prueba gestiones locales pero también la fuerza de los dirigentes que quieren posicionarse en la línea de largada para las presidenciales de 2022. Por el momento, el favoritismo se ubica del lado de  quienes no se encuentran encolumnados detrás del presidente Jair Bolsonaro o del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Unos comicios con más candidatos reelectos que electos por primera vez es el resultado que analistas pronostican. Hay que tener en cuenta que, al contrario de otros países, las municipales en Brasil no son elecciones de medio término, porque no son legislativas ni funcionan como referéndum, aunque si hay víctimas: la primera es el Presidente, que se juega por alcaldes que no pueden elegirse.

Un punto a tener en cuenta es además el poder que tiene por ejemplo el grupo mediático Globo, el más grande del país, para dar señales del poder económico desde ahora para 2022: se puso hacer campaña para buscar el “Joe Biden brasileño”, así como en 2018 sus editorialistas rezaban por un “Emannuele Macron brasileño”, pariendo a Bolsonaro.

Entre los nombres que pueden surgir después de las elecciones municipales del domingo están el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el laborista y exministro Ciro Gomes, Flavio Dino, gobernador del estado de Maranhao, y sobre todo se espera una proyección nacional dentro del liberal Demócratas.

La pandemia y los electores

La primera vuelta para que los brasileños elijan a los alcaldes y concejales de los más de 5.500 municipios del país estará marcada además por la pandemia de coronavirus, que provocó más de 162.000 muertes, una profunda crisis económica y podría afectar la comparecencia a las urnas.

Brasil, país de 212 millones de habitantes, tiene unos 147,9 millones de electores.  Con una campaña más fría que los años anteriores por la pandemia y con la crisis económica como telón de fondo, los analistas prevén una participación baja. Aunque el voto es obligatorio, este año los electores podrán justificar su ausencia por internet y la multa por no comparecer sin justificativo es inferior al precio de un boleto de autobús.

Un sondeo reciente del Instituto de la Democracia reveló que el 53% de los brasileños estaba “poco interesado” en la votación y un 27% dijo que tenía miedo de ir a las urnas por la propagación de la covid-19.

Los candidatos que suenan fuerte en la centroderecha

Heredero del Partido Frente Liberal, que apoyó a la dictadura militar, Demócratas tiene un sector bolsonarista, pero podrá pisar fuerte en caso de que venzan Eduardo Paes en Río de Janeiro y Bruno Reis en Salvador.

En esa misma línea Demócratas tiene en Salvador, capital de Bahía, estado gobernado por el PT, una de sus fortalezas, con Antonio Carlos Magalhaes Neto como intendente, que deberá fácilmente elegir a su vice Bruno Reis como su sucesor.

En Río de Janeiro, el exalcalde Eduardo Paes, que era del Movimiento de la Democracia Brasileña de los encarcelados exgobernadores Luiz Pezao y Sergio Cabral, podrá posicionar aún más a Demócratas, en caso de derrotar al pastor Marcelo Crivella, alcalde bolsonarista de la ciudad. 

En San Pablo, Doria, Gobernador que apoyó a Bolsonaro en 2018 y ahora se pasó a la oposición con la pandemia, debe mantener el control del ala derecha del PSDB del expresidente Fernando Henrique Cardoso y posicionarse para 2022 con la agenda menos estatista de todas.

Están dentro de los Demócratas hombres de peso institucional como el jefe de Diputados, Rodrigo Maia, que promocionan la candidatura del animador televisivo de Tv Globo y magnate ultraliberal Luciano Huck.

El exjuez y exministro de Justicia bolsonarista Sérgio Moro aparece también como opción para 2022 y mantuvo diálogos con Huck. Sin partido, Moro cuenta con aliados de la política de la extrema derecha no bolsonarista.

Huck en 2018 llamó a votar a Bolsonaro a los jóvenes ultraliberales por sobre el docente Fernando Haddad. También de Demócratas, el exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, un bolsonarista arrepentido, tiene tickets para construir en 2022.

Los candidatos de la centro-izquierda

La figura de Gomes aparece para ocupar el liderazgo de la centroizquierda compitiendo con el inhabilitado Lula. 

Ciro Gomes, tercero en la elección de 2018, se fue a Paris para evitar hacer campaña para Haddad y se presentó la semana pasada ante Biden con una carta en la que afirma que será un candidato en el 2022 con valores parecidos a los de los demócratas estadounidenses. 

Para eso Gomes trazó una alianza entre su fuerza, el Partido Democrático Laborista (PDT) con el Partido Socialista Brasileño (PSB), que gobierna Pernambuco, Paraíba y Espirito Santo. En Río la comisaria Martha Rocha, del PDT, tiene chances en las encuestas para un balotaje contra Paes mientras que en San Pablo el conservador Marcio França está en cuarto lugar, aunque con chances en las encuestas.

En ese marco, la performance de Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), en San Pablo, que puede ir a la segunda vuelta, lo puede llegar a coronar como “el Bernie Sanders brasileño”, con proyección nacional y una opción renovada a la izquierda alineada con el PT, de acuerdo a los analistas. 

Lula, que conserva un cuarto del electorado, está inhabilitado por haber sido condenado por Moro en 2018 y su legado, por el momento, es incierto, así como el futuro del PT si no hace alianzas.

Su candidato Jilmar Tatto está quinto con 4% en las encuestas en San Pablo y en Río la candidata del PT Bendita da Silva marcha cuarta, pero en el pelotón que disputa el balotaje.

De todos modos, se espera que el PT salga del pozo de su peor performance histórica, la de 2016, año de la destitución de Dilma Rousseff.

Un punto clave para la izquierda será la ciudad de Porto Alegre, donde lidera la excandidada a vicepresidente Manuela Dávila, del Partido Comunista do Brasil, cuyo mayor líder es el jurista y gobernador de Maranhao, Flavio Dino.

Movimientista, Dino acepta un frente con la derecha moderada para derrotar a Bolsonaro en 2022 y es considerado por todos como un nombre en alguna fórmula presidencial. Defensor de Lula pero crítico a la hegemonía que el PT tiene de la izquierda, Dino puede definir el rumbo en caso de que acepte ser el vice de Ciro Gomes.

Y en ese escenario no se puede obviar al gran fenómeno outsider de las municipales que es el expresidente de Atlético Mineiro Alexandre Kalil, quien puede ser reelecto en primera vuelta con el 65% de los votos en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.