Las claves de la inédita demanda de México contra las grandes empresas de armas de Estados Unidos

El Gobierno mexicano anunció que accionará legalmente contra 11 empresas que fabrican y venden armas en Estados Unidos. La demanda civil, única en la historia, señala que estas compañías llevan adelante prácticas comerciales negligentes que favorecen el tráfico ilícito en México y, por ende, fomentan la violencia en el país latinoamericano. 

El recurso se interpuso en una corte federal de Boston, Massachusetts, contra algunas de las compañías de armas más grandes de Estados Unidos, como Smith & Wesson, Colt, Barrett Firearms o Sturm, Ruger & Co., para que reparen el daño y garanticen la no repetición.

Más de medio millón de armas se trafican cada año de Estados Unidos a México y son responsables de 17.000 homicidios al año, de acuerdo con datos presentados por la  Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El objetivo es que las empresas demandadas compensen económicamente al Gobierno de México por los daños causados por sus prácticas ilegales. “El monto de esta exigencia será determinado en el juicio”, indicó el canciller, Marcelo Ebrard, al presentar la demanda. 

El funcionaro, no obstante, corrió el foco de esta situación y aclaró que lo que el gobierno quiere es que “las empresas dejen de hacer lo que están haciendo”.

Un negocio que fomenta la violencia

Más de medio millón de armas se trafican cada año de Estados Unidos a México y son responsables de 17.000 homicidios al año, de acuerdo con datos presentados por la  Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La demanda llega luego de que México registrara los dos años más violentos de su historia, con 34.681 víctimas de asesinato en 2019 y 34.554 en 2020.

La tasa de homicidios se mantiene en su nivel más alto de la historia desde 2018, con 29 por cada 100.000 habitantes, reveló la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por eso, la demanda “es correcta, oportuna, valiente y justa”, opinó el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, Ricardo Monreal.

¿Qué se señaló en la demanda?

Que los demandados tienen conocimiento pleno de que sus prácticas comerciales generan tráfico ilícito de armas a México, que facilitan y apoyan el tráfico de armas a México y que el Gobierno de México tomó medidas razonables para tratar de protegerse de actividades ilícitas generadas por el tráfico ilícito de armas.

Puntualmente, identifican entre estas prácticas al “diseño (falta de elementos de seguridad/trazabilidad), publicidad (énfasis en letalidad y grado militar; publicidad dirigida a grupos delictivos) y venta (a prestanombres y compradores recurrentes; no revisión de antecedentes; venta fuera de inventario; ventas múltiples, etc.)”, explicó el asesor jurídico de la cancillería, Pablo Monroy en su cuenta de Twitter.

Incluso, Ebrard acusó a los fabricantes de “estar desarrollando diferentes modelos para el narco”.

“Las utiliza el narcotráfico, están hechas para eso, para que las compren, son más valiosas, tienen diferentes tipos de arreglos, desde el punto de vista estético y desde el punto de vista de uso”, expresó el secretario.

¿Qué otras exigencias se presentaron?

El Gobierno mexicano pidió a las empresas que incorporen mecanismos de seguridad en sus armas, incluido herramientas para prevenir que esas armas sean usadas por personas no autorizadas.

También que costeen estudios, programas, campañas en medios y otros eventos enfocados en prevenir el tráfico ilícito de armas.