La violación grupal de una niña indígena por un grupo de militares conmociona a Colombia

El ejército colombiano inició una investigación contra ocho miembros de la fuerza para esclarecer el abuso de una niña de 13 años perteneciente a la comunidad embera chamí, en el oeste de Colombia. De acuerdo a las autoridades locales, la niña estaba recolectando guayabas cuando fue secuestrada por los soldados, que la retuvieron toda la noche para perpetrar sus abusos. Las revelaciones del caso generaron un cimbronazo político en el país y el presidente Iván Duque afirmó que podría aplicarse la recién aprobada condena perpetua contra los implicados. 

“En horas de la tarde del 22 de junio de 2020, al parecer un grupo de soldados pertenecientes al Batallón San Mateo, estarían inmersos en un posible caso de abuso sexual al parecer con menor de edad, perteneciente al resguardo indígena embera chamí”, indica el comunicado del ejército que generó una ola de indignación en el país.

De acuerdo al testimonio de la hermana de la víctima, Felicinda, la niña contó a la familia que “unos soldados la violaron, la cogieron a la fuerza, le taparon la boca y no le dejaron gritar”. La niña intentó defenderse, pero entonces “otro soldado la cogió otra vez a la fuerza y la violaron allá”. “Los soldados le dijeron que no dijera nada, que la demandaban, entonces ella dijo que no iba a decir nada”, relató Felicinda al diario Semana. 

El ejército y el gobierno condenaron el ataque, que ocurre una semana después de que el Congreso aprobara una reforma constitucional para imponer la prisión perpetua a violadores y asesinos de niños y adolescentes menores de 14 años.Si nos toca estrenar con ellos la cadena perpetua la vamos a estrenar. Y con cualquiera que quiera pisotear la dignidad de un niño”, remarcó Duque. 

El mando militar relevó al grupo de 30 soldados que estaba en la zona y dejó la investigación en manos de la fiscalía, según Luis Ospina, comandante de la Quinta División del Ejército. Ospina indicó que el grupo de efectivos implicados fueron separados de la fuerza y detenidos en una instalación oficial donde fueron interrogados.

La delegada para Seguridad Ciudadana de la fiscalía, Carmen Torres, aseguró que los presuntos autores fueron identificados luego de que se realizaran “25 entrevistas a personas que pudieron tener conocimiento sobre la ocurrencia de este acto sexual”. “Son ocho miembros del ejército nacional”, puntualizó a periodistas en Bogotá. 

Las autoridades ancestrales no precisaron si la niña fue atacada dentro del resguardo de su comunidad, aunque pidieron que los agresores pasen primero por la justicia indígena -reconocida en Colombia- antes de que sean llevados ante los tribunales.

Por su parte, el presidente Duque reafirmó que no tolerará abusos de las fuerzas oficiales, que a lo largo del conflicto armado enfrentaron escándalos por violaciones a los derechos humanos por parte de algunos de sus miembros, incluidas ejecuciones extrajudiciales. 

“No toleramos ningún tipo de abuso a menores de edad y mucho menos cuando involucre uniformados” en “actos ruines como el denunciado (…) contra la niña indígena”, enfatizó Duque en Twitter.

“No toleramos ningún tipo de abuso a menores de edad y mucho menos cuando involucre uniformados” en “actos ruines como el denunciado (…) contra la niña indígena”, enfatizó Duque en Twitter.

En ese mismo sentido, el ministro de Defensa, Carlos Holmes, tildó de “completamente reprochable” al abuso sexual y ofreció su colaboración en el caso.