La vida en La Paz será distinta

Bolivia

El nuevo sistema de autobuses LaPazBus, que ya funciona en la capital boliviana, y el flamante teleférico La Paz-El Alto, que está a prueba, cambiarán por completo la vida de los paceños este mismo año. Una vez que ambos se enlacen producirán una transformación en el actual sistema de transportes, que hasta ahora era privado, se llamaba público y funcionaba de manera artesanal y caótica. Con los cambios, no habrá más bullicio ni trancaderas.

Editorial – La Razón (Bolivia)

Este año, definitivamente La Paz deja de ser la misma. 2014 ocupará un lugar privilegiado en el calendario histórico departamental y será por los cambios de fondo en el artesanal y caótico sistema de transportes que durante años impusieron los operadores del mal llamado “transporte público”, que, en realidad, no es otra cosa que un mal servicio privado.

La Línea Roja del Teleférico La Paz-El Alto comenzó sus recorridos de prueba esta semana y dejó con la boca abierta a todos quienes tuvieron la suerte de participar en ellos. Los adultos y adolescentes que vivieron esta experiencia abarrotaron las redes sociales con comentarios y fotos que combinaron expresiones de asombro y pronósticos de cómo mejorarán las cosas para la ciudad.

Unos destacaron las posibilidades que los paisajes paceños abren para el turismo (de seguro ni la más sofisticada montaña rusa podría compararse a la experiencia de bajar “volando” desde El Alto a La Paz) y otros no midieron elogios para describir la experiencia de llegar en diez minutos desde la ex estación de trenes de La Paz hasta la zona 16 de Julio en El Alto.  

Y no es solo un asunto de tiempo, sino la sensación de viajar sin el bullicio del tráfico vehicular ni las trancaderas, sin la incomodidad del quinto pasajero ni el temor por la imprudencia de algunos conductores. En el teleférico no hay que sentarse doblado en cinco para encajar en asientos acondicionados para que entren más pasajeros, ni cruzar los dedos para que el vehículo no tenga alguna pieza mecánica readecuada.

«No faltaron críticas al LaPazBus y de seguro ocurrirá lo mismo cuando el teleférico comience oficialmente sus actividades, pero no cabe duda que el avance para la sede gobierno es gigantesco. Y una vez que el servicio del teleférico se enlace con el del LaPazBus, la vida en esta urbe ya no será la misma»

Y, por supuesto, que no existe el riesgo de ingresar desprevenido en un vehículo disfrazado de “transporte público”.Tiempo, comodidad y seguridad. Tres asuntos esenciales en un servicio de transporte masivo, que jamás logró ofrecer el que ahora recorre las calles.

Y este enorme avance se puede disfrutar a poco más de un mes del ingreso de los PumaKatari a las vías de La Paz, que además de haber llegado con este trío de exigencias mínimas para un servicio de transporte masivo, inició un interesante proceso de transformación en la cultura ciudadana.

Al subir a un bus del servicio municipal se siente también el cambio en el trato. Los choferes no solo respetan las paradas, sino que esperan que el vehículo esté completamente detenido para el embarque y desembarque de pasajeros. Los anfitriones promueven el respeto a las personas de la tercera edad; eso se contagia de inmediato y se vuelve norma de conducta, al menos en ese espacio.

No faltaron críticas al LaPazBus y de seguro ocurrirá lo mismo cuando el teleférico comience oficialmente sus actividades, pero no cabe duda que el avance para la sede gobierno es gigantesco. Y una vez que el servicio del teleférico se enlace con el del LaPazBus, la vida en esta urbe ya no será la misma.

 

Leer artículo aquí