La tragedia de Texas y una dura realidad que nadie quiere mirar

Unos 53 migrantes murieron esta semana hacinados en el remolque de un camión, en Texas. Intentaban llegar a Estados Unidos en busca de una vida mejor para ellos y sus familias pero se encontraron con la muerte. Los investigadores dijeron que los cuerpos de las víctimas estaban calientes al tacto, que murieron literalmente de calor y por asfixia, con temperaturas que superaron los 100 grados dentro de la caja hermética del camión. Los fallecidos eran de México, Guatemala y Honduras y por el hecho hay tres detenidos. Esta tragedia es la más grande de la última década, pero a nadie le sorprende. ¿Por qué? Porque en los últimos ocho años, según datos oficiales, desaparecieron o murieron al menos 3.000 personas al intentar cruzar la frontera de México a Estados Unidos.  

Migrar o morir… migrar y morir

“Los migrantes salen huyendo de sus países, porque no encuentran otra alternativa: o se migra o se muere”, fue claro Luis Rey García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana (CDH), una ong de México que acompaña a los miles y miles de migrantes que pasan por este país, considerado como un país de tránsito hacia Estados Unidos. 

Ni bien se conoció la noticia de la tragedia, miles de migrantes varados en la frontera sur de México realizaron una vigilia, encendieron velas e hicieron un minuto de silencio. “No pueden seguir siendo las fronteras un cementerio de migrantes”, se lamentó Rey García Villagrán, presente en la vigilia. Los propios migrantes saben que ese puede ser su destino. “Podemos morir de hambre, nos vamos en un tráiler o nos arriesgamos a caminar para que nos metan presos y nos maltraten”, contó Yeiker, un migrante venezolano que se traslada con su familia.

El camión que se convirtió en trampa

El jefe de Bomberos de San Antonio, en Texas, donde se encontró el camión, contó que los cuerpos fueron encontrados “amontonados” en el interior del tráiler, muestra clara del hacinamiento. También dijo que la temperatura dentro del remolque superaba los 100 grados y que se cree que los migrantes estuvieron encerrados en el camión varias horas antes de ser hallados. 

De los 53 fallecidos, 27 eran mexicanos, 7 guatemaltecos y 14 hondureños. En total, 40 hombres y 13 mujeres. 

Por qué a nadie le sorprende

“Esta no es la primera ni será la última tragedia de este tipo, ya que los traficantes de personas siguen aprovechándose de los migrantes y de otras personas vulnerables que sólo buscan una vida mejor para ellos y sus familias”, reconoció la directora regional de la OIM para América Central, del Norte y el Caribe, Michele Klein-Solomon.

Según datos oficiales, la región vive un flujo migratorio récord hacia Estados Unidos:

  • La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) registró más de 1,7 millones de migrantes en la frontera con México durante 2021.
  • El Gobierno mexicano, a su vez, reportó un incremento del 89% interanual en el número de migrantes presentados o canalizados por la autoridad migratoria en el primer trimestre de 2022. 
  • La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), registró 3.000 personas reportadas como desaparecidas o muertas tratando de cruzar la frontera de México a Estados Unidos desde 2014.

A esta altura queda claro que la crisis migratoria en la región se agudiza y nadie parece hacer nada al respecto.

Gracias por leer hasta acá.

¡Hasta la próxima!