La presidenta autoproclamada derogará el falló que permite la reelección de Evo Morales

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció que además de convocar a elecciones derogará la sentencia constitucional que le permitió a Evo Morales presentarse a un nuevo mandato. En los hechos esto significaría la proscripción del presidente depuesto.

“Este mandato presidencial de carácter estrictamente provisional tendrá dos objetivos fundamentales: la derogación de la sentencia inconstitucional 0084/2017 del 28 de noviembre de 2017 y la convocatoria a elecciones generales en el tiempo más breve posible tal y como lo establece la Constitución”, afirmó Añez esta tarde en una conferencia de prensa.

La opositora aseguró que se garantizará un proceso electoral limpio y transparente en el que podrán participar “todos los ciudadanos que cumplan los requisitos constitucionales”.

Áñez se autoproclamó en el cargo ayer en una sesión parlamentaria que no tuvo quorum e ingresó al Palacio Quemado con una biblia en alto. Este miércoles, le pidió a todos los funcionarios del Estado que regresen a sus funciones de inmediato para que se normalice la actividad del país.

“Convoco a los funcionarios públicos a retornar inmediatamente a sus puestos y a ejercer con normalidad sus funciones dispuestas por ley, y de manera especial todos los cargos públicos sin excepción deberán ponerse a disposición del nuevo gobierno de la nación ya sea para arbitrar la sucesión o la continuidad en el puesto”, pidió.

Áñez reveló que asumió la Presidencia de Bolivia tras una consulta al Tribunal Constitucional Plurinacional y luego de que las Fuerzas Armadas y la Policía estuvieran de acuerdo con el procedimiento, lo que confirma la injerencia de las fuerzas de seguridad y la interrupción del Estado de derecho.

“Asumo los símbolos presidenciales como la máxima expresión de la unidad de los bolivianos, con la única voluntad de regenerar democráticamente el país”, afirmó en la ceremonia de autoproclamación.