La política internacional de Añez: anunció la salida de Bolivia del Alba, de la Unasur y rompió relaciones con Venezuela

Karen Longaric, quien fue nombrada canciller por la autoproclamada presidenta boliviana Jeanine Añez, anunció la salida formal del país de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y la ruptura diplomática con Venezuela. Además, no descartó que Bolivia se retire también de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur). Longaric echó también a todos los diplomáticos venezolanos del país, cesó de sus funciones a un 80 por ciento de los embajadores bolivianos y expulsó a 725 médicos cubanos.

“Bolivia decidió abandonar la Alianza Bolivariana (ALBA) y analiza su salida de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), dos bloques políticos impulsados con ímpetu por el expresidente Evo Morales”, destacó Longaric en una conferencia de prensa.

La canciller interina dijo que tomó esta decisión por las declaraciones del «excanciller (Diego) Pary y de otros miembros del Movimiento al Socialismo (MAS) durante una reunión del Alba en Nicaragua».

Pary había denunciado ayer ante los países miembros el golpe de Estado en Bolivia contra Morales. En una declaración final, el bloque condenó la violación del orden constitucional y respaldó la decisión del exmandatario de regresar a Bolivia para convocar un diálogo nacional.

Bolivia tuvo un rol importante para apuntalar el ALBA, ideada por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez. Al llegar al poder en 2006, Morales se sumó inmediatamente al bloque. Ambos líderes también impulsaron la Unasur, hoy debilitada ante la salida de varios países de la región.En Bolivia se encuentra además una de las sedes de las casas de la Cultura del Alba.

La ministra interina de Relaciones Exteriores también explicó que «existe ya la decisión política y jurídica del retiro» de Unasur, «un organismo que no nos beneficia para nada», aunque aclaró que deberá aprobarse a través de la Asamblea.

La ruptura con Venezuela

Longaric anunció al mismo tiempo la ruptura de relaciones con el Ejecutivo de Nicolás Maduro, al denunciar que venezolanos vinculados con la embajada de ese país en La Paz estaban «atentando contra la seguridad interna» en Bolivia.

«Por supuesto que se va a romper relaciones con el Gobierno de Maduro», afirmó la diplomática.

«Nosotros reconocemos una Venezuela democrática, con mayor razón ahora que hemos constatado que venezolanos vinculados a la Embajada de Venezuela han incurrido en actos reñidos con la ley y estaban atentando contra la seguridad interna de Bolivia», agregó, al anunciar también su expulsión del país por haber violado “normas de diplomacia”.

El conflicto con Cuba

Más temprano, Áñez había ordenado la salida del país en las próximas horas de 725 cubanos que cumplían funciones en áreas de la salud, en tanto que el gobierno cubano reclamó la “inmediata liberación” de los cuatro funcionarios nacionales que fueron detenidos en Bolivia tras el golpe de Estado.

Los cuatro cubanos, la mayoría de ellos profesionales de la medicina, fueron acusados por el autoproclamado gobierno de Jeanine Añez por haber financiado supuestamente las protestas en el país andino. El gobierno de Miguel Díaz-Canel repudió lo sucedido y denunció que las privaciones de libertad “se basan en mentiras deliberadas sin fundamento alguno”.

Los embajadores despedidos

Longaric cesó a un 80% de los embajadores que había designado en el periodo de Morales, justificando que fueron elegidos por criterios políticos y les prohibió las entradas a las embajadas.

Señaló que esos embajadores retirados no eran de carrera diplomática, sino políticos que se habían constituido en “operadores políticos, portavoces de Evo Morales y las políticas del MAS”.