La peruana Liz Chicaje ganó el premio Goldman por impulsar una reserva en el Amazonas

La líder indígena bora Liz Chicaje, promotora de la creación del Parque Nacional de Yaguas, que protege unas 869.000 hectáreas de selva virgen del Amazonas peruano, fue galardonada con el prestigioso premio medioambiental Goldman. Chicaje fue la única representante de Latinoamérica premiada en la última edición de estos premios, considerados como los Nobel del medioambiente,

Chicaje de 38 años, es líder de la comunidad indígena bora de Pucaurquillo, una de las 29 comunidades de distintas etnias amazónicas (quichuas, boras, ticunas, huitotos y yaguas) que habitan en torno al Parque Nacional de Yaguas, situado en la cuenca del río Putumayo, cerca de la frontera de Perú con Colombia.

Ella había sido nominada para el premio junto a Benjamín Rodríguez, otro popular líder indígena bora promotor del Parque Nacional de Yaguas que falleció en julio de 2020 por el covid-19. Finalmente, ella resultó premiada en el marco de una ceremonia virtual.

Junto a Chicaje también fueron galardonados la estadounidense Sharon Lavigne, la japonesa Kimiko Hirata, el vietnamita Thai Van Nguyen, la malauí Gloria Majiga-Kamoto y la bosnia Maida Bilal.

Con Chicaje son ya seis defensores ambientales de Perú que recibieron el premio Goldman, al sumarse a Evaristo Nugkuag (1991), María Elena Foronda (2003), Julio Cururichi (2007), Ruth Buendía (2014) y Máxima Acuña (2016).

Por qué fue premiada

Chicaje fue quien propuso la creación de un gran parque nacional para proteger una de las zonas más intactas del Amazonas frente a la minería ilegal y la explotación forestal.

Logró convencer a 23 de las 29 comunidades vecinas, que se comprometieron a unirse a ella para demandar ante las autoridades la creación de esta gran reserva natural, en una diplomacia que le llevó a hacer largos viajes por río en bote hasta conseguir un consenso mayoritario.

También obtuvo el respaldo de siete federaciones indígenas y de organizaciones internacionales como el Museo Field de Chicago y el Instituto del Bien Común (IBC).

Finalmente, en enero de 2018, el Gobierno peruano creó el Parque Nacional de Yaguas, cuyo objetivo es proteger una extensión de casi 869.000 hectáreas en torno al río Yaguas, uno de los pocos ríos del Amazonas que nacen de la misma selva y cuyas aguas no proceden de los Andes.

Un “paraíso” para la ciencia

En el interior de la reserva se estima que se pueden encontrar unas 3.000 especies de plantas, 500 especies de aves, 550 de peces, además de manatíes, delfines de río, nutrias gigantes y monos lanudos.

Yaguas fue calificado por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Perú (Sernanp) como “un paraíso para la investigación científica”.

Eso, porque en los últimos años se descubrieron nuevas especies de animales, entre ellas ocho de peces, tres de anfibios y una de aves, del género herpsilochmus aún no descrita.