La oposición pidió a la OEA que active la Carta Democrática, aunque la organización convalidó las elecciones

A menos de diez días de las elecciones primarias que se celebrarán en Bolivia, una veintena de organizaciones y partidos políticos de la oposición pidió a la OEA que active la Carta Democrática en el país andino para rechazar la candidatura del presidente Evo Morales. La organización internacional no se refirió concretamente al pedido, aunque al poco tiempo aclaró que enviará una comitiva para de observadores para los comicios del próximo 27 de enero.

Sin poder lograr la unidad de sus partidos, la oposición se juntó para peticionar la activación de la carta que se invoca en caso de ruptura del orden democrático. En un encuentro en Santa Cruz, al que denominaron “Cumbre para la Democracia”, pidieron en nueve puntos que se rechace una nueva reelección de Morales, el presidente que logró ubicar a Bolivia como el país de América Latina que más crecimiento económico registró en los últimos años.

El actual presidente había sido habilitado a postularse en diciembre por el Tribunal electoral boliviano (TSE). Sin embargo, la oposición insiste en protestar contra su candidatura, ante el temor de que pueda vencerlos nuevamente.

“Las organizaciones y alianzas políticas presentes se comprometen a pedir y gestionar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana ante organismos internacionales y delegaciones de países amigos su intermediación ante el Estado Plurinacional de Bolivia para la restauración de la democracia plena en nuestro país, como acción que evite llegar a los hechos ocurridos en Venezuela y Nicaragua”, se lee en el cuarto punto del “Compromiso Nacional por Bolivia y la Democracia y el Estado de Derecho de Bolivia”.

En el encuentro, las fuerzas políticas decidieron además que las organizaciones y alianzas políticas participarán en las Elecciones Primarias de manera simbólica y con los votos mínimos e imprescindibles para participar en las próximas elecciones generales de octubre.

En el oficialismo ya descartó una posibilidad como la que impulsa la reunión de Santa Cruz, porque en Bolivia no hay un golpe de estado. Antes de la habilitación del TSE, Morales la potencial reelección de Morales para el período 2020-2025 había sido convalidada por la Corte por entender que era su derecho humano ser elegido sin limitaciones. Este otro fallo se dictó un año después del revés del oficialismo en el referéndum de 2016, en una campaña plagada de noticias falsas sobre la existencia de un hijo no reconocido del presidente, algo que luego se demostró falso.

Por otro lado, lel representante de la OEA en La Paz, Enrique Reina, dijo a los medios que el organismo «ha venido contribuyendo con la democracia boliviana» y se han hecho observaciones electorales en este país desde 1966. Reina explicó que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, decidió enviar a una misión de expertos para las primarias bolivianas en respuesta a una invitación que hizo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) del país.

«Se nos invitó, hemos contribuido con la democracia boliviana y en su momento si hay alguna observación o recomendación la hará la OEA a través del secretario general», agregó.

Morales celebró por Twitter la decisión del organismo internacional de enviar observadores a las «históricas y democráticas elecciones primarias» del próximo 27 de enero en Bolivia. Para el mandatario, esa fecha «será una fiesta pacífica y democrática que derrotará al obstruccionismo del 21-F».