Los opositores a Evo

Bolivia

La oposición al gobierno de Evo Morales se construye a partir de los ideales de la derecha vetusta y de las nuevas corrientes que coinciden con las resurgidas fuerzas conservadoras regionales. “Maquillan” sus campañas con valores de mayor representatividad y republicanismo aunque siguen representando los mismos intereses. Los viejos y nuevos actores políticos.

Evo Morales hablando en un congreso de YPFB - Foto archivo

Ayelén Oliva- Informe CELAG 

Si existe la derecha como categoría política es porque existe una izquierda, porque encontramos a un otro antagónico que la define en su concepción ante el ideal de igualdad. El tema está en si ese ideal es adoptado como un imposible difícil de alcanzar, que entiende a las condiciones de desigualdad como naturales o si por el contrario observa a las desigualdades como aquello construido socialmente y que, por tanto, la política puede modificar (Kaltwasser, 2014) [1]. La oposición política al gobierno de Evo Morales en Bolivia se construye fundamentalmente desde aquello que  entendemos  por  derecha,  si  bien  existen  alternativas  de  izquierda  a  su proyecto político son de insignificante peso electoral. Por eso, en estas páginas atendemos los casos del nuevo frente de Unidad Demócrata (UD) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) que con sus liderazgos, son las fuerzas políticas que alcanzaron el segundo y tercer lugar en las elecciones generales de octubre del 2014. 

Cabe señalar que tampoco es lo mismo una derecha que se construye desde la oposición a aquellas que son gobierno. Generalmente estas últimas tienden a ser más conservadoras mientras que aquellas que crecen a la sombra del oficialismo deben moverse dentro de la lógica impuesta por su adversario y por tanto tienden a desarrollar un rasgo más dialoguista que las derechas de las décadas del ochenta y noventa, tanto en Bolivia como en el resto de América Latina (Giordano, 2014) [2]. Cuando hablamos de nuevas derechas en la región estamos pensando en una derecha restaurada, que maquilla sus campañas con los valores de mayor representatividad y republicanismo aunque sigue representado los mismos intereses.

Es por eso que en el caso de Bolivia debemos analizar a Unidad Demócrata (UD), un frente electoral conformado en 2014 que buscó constituirse como alternativa al respaldo masivo y sostenido del electorado boliviano al oficialismo (Oliva, 2015) [3]. A UD hay que reconocerle el gran esfuerzo que ha hecho por presentarse unido, a pesar de sus diferencias debido a las distintas lógicas de construcción local, algo que sólo se entienden en épocas de permeabilidad política y fronteras partidarias borrosas. Esta alianza electoral la conformaron principalmente Unidad Nacional (UN) de Samuel Doria Medina, el Movimiento Demócrata Social (Demócratas) del gobernador del departamento de Santa Cruz, Rubén Costas, uno de los principales opositores a Evo Morales y líder del intento de golpe al presidente en septiembre de 2008 y la fuerza local Primero el Beni del ex gobernador de ese departamento, Ernesto Suárez. El acuerdo se basó en el compromiso de presentar un candidato común. En este sentido, Doria Medina fue electo candidato a presidente y Ernesto Suárez a vicepresidente, mientras Costas prefirió no perder lo conseguido y mantenerse en la gobernación cruceña. Esta fórmula resultó ser la segunda más votada en las últimas elecciones generales de Bolivia, con el 24,23 por ciento de los votos, frente al 61 por ciento de Evo Morales y Álvaro García Linera.

” En el caso de Bolivia debemos analizar a Unidad Demócrata (UD), un frente electoral conformado en 2014 que buscó constituirse como alternativa al respaldo masivo y sostenido del electorado boliviano al oficialismo. A UD hay que reconocerle el gran esfuerzo que ha hecho por presentarse unido, a pesar de sus diferencias debido a las distintas lógicas de construcción local, algo que sólo se entienden en épocas de permeabilidad política y fronteras partidarias borrosas “

Samuel Doria Medina nació en La Paz, se recibió de economista en la Universidad de Arizona en Estados Unidos y es Magister en Economía por la London School of Economics de Inglaterra. A pesar de contar con un perfil empresarial, por ser hasta hace poco tiempo dueño de la empresa cementera Sociedad Boliviana de Cemento (una de las principales industria en esta materia del país), además de ser accionista mayoritario de Bolivian Foods y dueño de la franquicia de Burger King, cuenta con trayectoria de largos años dentro de la política nacional. Por su formación técnica y su convicción liberal ejerció los cargos de ministro de Planeamiento y jefe del gabinete Económico en el gobierno de Jaime Paz Zamora (1989-1993). Según Evo Morales, Doria Medina, demostró en su paso por Planeamiento su voluntad privatizadora. Durante el primer gobierno de Sánchez de Lozada (1993-1997) fue secuestrado por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) un grupo guerrillero de Perú y liberado luego de 45 días de cautiverio bajo fianza. En 1997 fue candidato a la vicepresidencia junto a Paz Zamora que peleaba por un segundo mandato. A partir del año 2003, una vez conformada la fuerza de centro derecha de anclaje urbano UN comenzó su carrera a la presidencia. Fue candidato en 2005 y 2009  alcanzando  el  tercer  lugar.  En  2006 fue  electo  miembro  de  la  Asamblea Constituyente y se opuso a la sanción de la nueva Constitución Política del Estado.

En la fórmula presidencial para las elecciones generales de 2014 llevó como vicepresidente al gobernador de Beni, Ernesto Suárez, un ingeniero industrial de la universidad central de Florida, Estados Unidos. Suárez inició su carrera política en Acción Democrática Nacionalista (ADN), el partido liderado por el dictador Hugo Banzer. Fue concejal en el año 1993 y electo diputado en 2002, cargo al que renunció en el año 2005 para ser candidato a prefecto de Beni por Poder Democrático y Social (Podemos) y por el que resultó electo. Luego de la derrota de octubre como vicepresidente de UD, volvió a postularse como candidato a gobernador   para   las   elecciones   departamentales   de   marzo   pasado.   Si  bien perfilaba primero en las encuestas, una semana antes de las elecciones su partido fue  sancionado  por el tribunal electoral por difundir encuestas internas y esta situación le impidió su postulación y la de sus más de 227 candidatos a cargos locales.

” Es así que UD concentra un importante porcentaje de esa derecha boliviana con Samuel Doria Medina a la cabeza, acompañado por los gobernadores de Beni y Santa Cruz, principales bastiones de la vieja medialuna opositora boliviana, siendo Beni el único departamento de los nueve donde no ganó Evo Morales en las presidenciales de octubre pasado “

Otro aliado clave para el diseño de este frente político fue el actual gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas. Hacendado rural y empresario, estudió agronomía en la Universidad de la Plata, en Argentina, pero terminó sus estudios en Santa Cruz de la Sierra. Vinculado siempre al campo, heredó las tierras familiares y amplió el negocio al comprar el ingenio azucarero Guabirá, convirtiéndose en la principal proveedora  de  este  producto  en  el  país. Dirigente  de  la  Confederación  de Ganaderos de Bolivia, de la Asociación de Productores de Leche, de la Cámara Agropecuaria del Oriente y del Comité Cívico de Santa Cruz en 2003 y 2004. En el año 2003, Costas encabezó este Comité, espacio que operó contra el gobierno de Evo Morales durante los intentos secesionistas de 2008. Costas fue el primer prefecto electo de Santa Cruz, en 2006, cuando jura como la máxima autoridad política cruceña y fue reelecto gobernador el 29 de marzo pasado con 59,3 por ciento de apoyo electoral.
Su fuerza política también logró la reelección Percy Fernández para la alcaldía de la capital departamental.

Es así que UD concentra un importante porcentaje de esa derecha boliviana con Samuel Doria Medina a la cabeza, acompañado por los gobernadores de Beni y Santa Cruz, principales bastiones de la vieja medialuna opositora boliviana, siendo Beni el único departamento de los nueve donde no ganó Evo Morales en las presidenciales de octubre pasado.

Pero además de estos viejos personajes políticos renovados a fuerza de barniz electoral, la derecha ha sabido construir dirigentes jóvenes de peso en la política nacional. Unidad Nacional presentó, por segunda vez como candidata a alcaldesa de la zona más popular de La Paz, El Alto, a la joven Soledad Chapetón. En un espasmo de la política boliviana que sorprendió a varios, Chapetón logró arrebatarle el control del gobierno local al ex alcalde del MAS Edgar Patana. De 35 años y descendiente de familia aymara, se diferencia de sus predecesores en que se formó en su país, en la universidad pública de San Andrés donde estudió Ciencias de   la   Educación.   Con   sólo   26   años   fue   electa   miembro   de   la   Asamblea Constituyente por El Alto en 2006. En palabras de Stefanoni (2015) [4] “su triunfo perforó las estructuras corporativas locales, adheridas al oficialismo nacional, y busca ser una cara popular de un partido asociado al nombre de un empresario millonario”.

” Pero además de estos viejos personajes políticos renovados a fuerza de barniz electoral, la derecha ha sabido construir dirigentes jóvenes de peso en la política nacional. Unidad Nacional presentó, por segunda vez como candidata a alcaldesa de la zona más popular de La Paz, El Alto, a la joven Soledad Chapetón. En un espasmo de la política boliviana que sorprendió a varios “

Pero si existe una nueva derecha es porque también existe una derecha vetusta, anquilosada en su propia historia de gobiernos liberales en Bolivia. Un exponente todavía activo de esa derecha conservadora es Jorge “Tuto” Quiroga, tercer candidato más votado en Bolivia, con un lejano 9 por ciento de los votos. Al igual que Doria Medina y Suárez, Quiroga también estudió en Estados Unidos en la Universidad de Texas. En los años ochenta se dedicó a la actividad privada hasta que en 1989, con 29 años, participó en el Gobierno de Jaime Paz Zamora (MIR) como subsecretario de Inversión Pública y Cooperación Internacional dentro del Ministerio de Planeamiento gracias a la alianza entre ambos partidos. En 1990, bajo el mismo gobierno, ocupó el cargo de subsecretario de Inversión Pública y en 1992 fue nombrado ministro de Finanzas. Se desempeñó como secretario nacional de  Política  Social  hasta  1993  y  en  1997  acompañó  el  gobierno  del  dictador devenido en político democrático, Hugo Banzer, como vicepresidente hasta el año 2001. Tuto Quiroga conoce el poder de cerca, ha estado siempre vinculado a altos cargos e incluso llegó a ser presidente de Bolivia cuando Banzer se vio obligado a renunciar por problemas de salud, en un contexto de crisis social y política en torno al intento de privatización del agua. Tres años más tarde, creó la alianza de centro derecha conocida como Poder Democrático y Social (Podemos), una de las principales coaliciones opositoras a Evo Morales en las elecciones de ese año y se convirtió en el líder de la oposición parlamentaria al MAS. Sin embargo, con el tiempo la alianza se quebró y en las elecciones de 2014 Quiroga se presentó como candidato a la presidencia, pero esta vez con el sello del Partido Demócrata Cristiano (PDC). Luego de las elecciones fue proclamado presidente del PDC.

Por  último,  cabe  señalar  que  el  espacio  opositor  de  centro,  el  Movimiento  Sin Miedo (MSM) de Juan del Granado, había comenzado las negociaciones con UD para sentar las bases de un acuerdo electoral para octubre del año pasado. Sin embargo, habiendo rechazado la idea de incorporar a tan diversos aliados declinó la oferta y decidió presentarse con el sello propio de su partido. Esta fórmula alcanzó sólo el 2,71 por ciento y forzó el retiro del ex alcalde de La Paz y de su partido de la arena política. Luis Revilla, actual jefe del gobierno paceño, decidió tomar las riendas de ese espacio golpeado y creó hacia fines de 2014 un nuevo partido, Soberanía y Libertad (SOL.bo) que le permitió competir en las elecciones municipales de 2015. El triunfo de SOL.bo en marzo pasado habilitó a Revilla a gobernar la capital administrativa del país por cinco años más, pero no sólo eso sino que también el candidato a la gobernación del departamento de La Paz por ese partido, Félix Patzi, superó por 22 puntos a la candidata del MAS, Felipa Huanca y logró conquistar un terreno tradicionalmente aliado al gobierno de Morales. Patzi es el tipo de dirigente que Evo Morales llama “los resentidos” por haber sido parte del gobierno del MAS cuando ocupó el cargo de Ministro de Educación de Bolivia en los años 2006 y 2007.

 

Notas: 

[1] Ver KALTWASSER, Cristóbal (2014) “La derecha en América Latina y su lucha contra la adversidad”, revista Nueva Sociedad 254, Buenos Aires.

[2] GIORDANO, Verónica (2014) “¿Qué hay de nuevo en las ‘nuevas derechas’?”, revista Nueva Sociedad 254, Buenos Aires.

[3] OLIVA, Ayelén (2015) “La expansión hegemónica del MAS en Bolivia”, en Sergio Martin y De Gori coord., Disputas por el poder: Coyuntura electoral en América Latina 2014, Quito, Editorial IAEN.

[4] Entrevista completa en “La nueva derecha andina”, revista Anfibia, Buenos Aires. http://www.revistaanfibia.com/cronica/la-nueva-derecha-andina/

 

Leer el informe competo aquí