Expulsiones de haitianos: la ONU denunció que Estados Unidos incumple normas internacionales

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) rechazó las deportaciones de inmigrantes haitianos desde territorio de Estados Unidos, luego de que se vieran imágenes dramáticas de los operativos. Las definió como “contrarias al derecho internacional” y pidió que se tomen medidas al respecto, según informó el jefe de la agencia para los refugiados (ACNUR), Filippo Grandi.

La vocera de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, Marta Hurtado, indicó que el organismo esta “seriamente preocupado” por la falta de “evaluación individual en los casos” de migrantes. “Quizás algunas de estas personas no han recibido la protección que necesitaban”, indicó Hurtado.

El gobierno estadounidense había suspendido de manera temporal la deportación a Haití como consecuencia del fuerte terremoto en agosto que causó la muerte de más de 2.000 personas y dejó miles de heridos.

El país vive desde hace años una seria crisis de seguridad, con algunos territorios dominados por bandas armadas. A esto se suma la crisis política cuyo punto álgido fue el asesinato del presidente, Jovenel Moïse, en julio.

La semana pasada, las deportaciones se reanudaron cuando unos 15 mil migrantes, la mayoría de Haití, llegaron a la frontera desde diferentes puntos de México, con el propósito de solicitar asilo en Estados Unidos. Este domingo, el gobierno estadounidense envió un avión al territorio haitiano de la isla con decenas de haitianos y está anunciada una aceleración de los procesos.

Haití está dentro de los países que contempla el Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés), un beneficio para migrantes que ya están en Estados Unidos y que les permite vivir y trabajar legalmente de forma transitoria. Sin embargo, este estatus no aplica para los haitianos que llegan al país actualmente, sino para quienes residían allí al 29 de julio o estuvieron físicamente allí de forma continua desde el 3 de agosto.

El canciller de México, Marcelo Ebrard indicó que la llegada de haitianos a México para cruzar la frontera norte es consecuencia de la extensión de este TPS para Haití hasta 2023, y señaló que esto no beneficia a quienes están viajando ahora: “Es una decisión en Estados Unidos que tiene que ver con personas de origen haitiano que viven en Estados Unidos”, subrayó luego de una conversación con autoridades estadounidenses.

Los haitianos que quedaron varados

Cerca de 19.000 personas, la mayoría de nacionalidad haitiana, están varadas en la frontera de Colombia con Panamá, esperando para cruzar la peligrosa selva del Darién.

Los Gobiernos de Panamá y Colombia pactaron dejar pasar a 500 personas al día, pero esa cifra no es suficiente para la cantidad que llega, incluidos muchos menores y bebés, a este lado de la frontera.

Las empresas que los transportan de Necoclí a Capurganá en barco por el golfo de Urabá están respetando el cupo de 250 tiquetes diarios cada una, pero “hay un número indeterminado de personas que no han podido adquirir sus tiquetes o quienes deciden cruzar el Golfo de Urabá en embarcaciones ilegales, especialmente en horas de la madrugada”, aseguró la Defensoría del país.

Esa escena se repitió en los últimos meses, en los que se registraron cifras récord de personas cruzando por este paso migratorio, sobre todo población haitiana que viene de Chile y Brasil, donde residen desde hace años, pero que ahora decidieron emprender su ruta a Norteamérica.