La nostalgia de Elena

Poniatowska recibió la Medalla a la Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco. Lo hizo recordando a ese enorme escritor amigo, fallecido en enero en un accidente hogareño. La autora de “La noche de Tlatelco” habló de él en presente, como quien no quiere aceptar la partida. Pidió a todos los presentes en la ceremonia que cerraran los ojos e imaginaran a José Emilio a su lado. Lo elogió como a un hombre que sabe todo y no se cree nada.

Mónica Maristain – Sin Embargo (México)

“Esto es muy emocionante, a él por supuesto le hubiera encantado estar aquí, sobre todo porque esta premiación refrenda una amistad de muchos años”, dice la periodista Cristina Pacheco en Mérida, la ciudad hacia la que se ha trasladado con su hija Laura Emilia, para entregar la Medalla a la Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco a la escritora Elena Poniatowska.

“Tiene razón Elena, fue un hombre bueno, pero no sólo lo define la bondad, también lo hacen la inteligencia y sin duda la generosidad. Fue un hombre que me dio todo, nunca me escatimó nada y jamás me impidió trabajar. Por el contrario, fue mi lector más constante y mi espectador invariable”, confesó entre lágrimas la esposa del Premio Cervantes, autor entre otros de Las batallas en el desierto, fallecido a causa de un accidente doméstico el pasado 26 de enero.

“Tiene razón Elena, fue un hombre bueno, pero no sólo lo define la bondad, también lo hacen la inteligencia y sin duda la generosidad”

A la pregunta de si escribirá un libro sobre el escritor, la conductora del programa de entrevistas Aquí nos tocó vivir dijo que “no lo creo, fue una relación muy íntima, muy bonita, muy larga, por lo que tuvo tiempo de madurar y cada vez fue más rica”, precisó.

A su lado, la hija de la pareja, Laura Emilia Pacheco, quien se acaba de casar con el crítico literario Fernando García Ramírez, “sobre todo porque a él le hacía mucha ilusión que nos casáramos” –dijo a SinEmbargo- reveló que la ausencia de su padre “es muy difícil de sobrellevar” todavía.

Dijo del poeta, narrador y ensayista cuya “presencia” vibró este miércoles en el recinto donde se lleva a cabo la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY), organizadora del acto de entrega de la Medalla a la Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco a Poniatowska, que “fue un padre muy especial, no hizo las cosas que hacen los padres comunes, pero se hacía sentir mucho y por eso hace tanta falta ahora”, afirmó.

Tengo nostalgias de Emilio pacheco

A su tiempo, siempre “vigilada” por el ojo atento de los tres nietos, hijos de su hija Paula Haro, que viven en Mérida y por su hijo menor Felipe, Elena Poniatowska leyó un emotivo discurso en homenaje a su amigo.

Lo tituló “Recetas para acercarse a José Emilio Pacheco”, donde entre otras cosas destacó “la fina ironía” del escritor fallecido. “Les pido que cierren los ojos y piensen que al lado de ustedes está José Emilio Pacheco, con su generosidad, con su amor a los demás…siempre estaba pendiente del otro y nunca quería molestar a nadie”, dijo Elena con voz temblorosa.

Para la autora de La noche de Tlatelolco, Tinísima y La piel del cielo, entre otros, “en general los cultos son personas que se creen mucho, saben muchas cosas y jamás se les olvida. José Emilio lo sabe todo y no se cree nada”.

“Cuando busco una palabra para José Emilio Pacheco encuentro la palabra fundamental. Pienso en él con nostalgia. Siempre tengo nostalgias de José Emilio y más ahora que no se deja ver”

“Hablarle de su ingenio y su erudición es un error garrafal, porque responderá que él se irá muy pronto, sin haber hecho nada”, dijo Poniatowska del escritor evocado, al que elogió por haber denunciado los crímenes de la dictadura argentina de los ’70 y ’80, entre ellos los asesinatos “de hombres excepcionales como Rodolfo Walsh, el autor de “Operación Masacre”.

“Humilde y soberbio a la vez, José Emilio Pacheco se sabe todos los idiomas, aunque no los pronuncie en voz alta. Pero sobre todo y ante todo se sabe el idioma del corazón. José Emilio ha vivido como si se comiera a sí mismo. Todos vivimos de algo que hemos inventado. Por ejemplo, yo vivo de mis nietos, de mis hijos…José Emilio vive de la realidad que todas las mañanas lo golpea”, afirmo Poniatowska, quien en todo momento se refirió al poeta en tiempo presente.

“Cuando busco una palabra para José Emilio Pacheco encuentro la palabra fundamental. Pienso en él con nostalgia. Siempre tengo nostalgias de José Emilio y más ahora que no se deja ver”, se lamentó la autora, quien mañana sábado presentará junto a Sara Poot el libro Pasión por la palabra. Homenaje a José Emilio Pacheco, escrito por Edith Negrín y Álvaro Ruiz Abreu.

 

Leer artícluo aquí