La noción del desorden

La generación del caos en tiempos de democracia para imponer un cierto orden, una “dominación sobre la política” esde lo que habla un artículo de Eric Calcagno. No hace mención de países en los que está “lógica” se haya aplicado, pero sí enumera una serie de estrategias de desestabilización que pueden aplicarse a las ocurridas en los últimos 11 años en la región.  

Eric Calcagno -Tiempo Argentino

la democracia obra como ordenador de los diferentes poderes del Estado y también como sistema de resolución de los conflictos siempre existentes en el seno de una comunidad nacional. La democracia política se cumple cuando el conjunto de la ciudadanía tiene la primera y última palabra a través de la participación y la representación, con la militancia y los votos, a través del funcionamiento de las instituciones. De este modo nos encontramos en un verdadero orden que podemos llamar republicano, porque es libremente aceptado por cada uno y por todos, capaz de transformarse a sí mismo en el tiempo para resolver los problemas que se plantean en cada momento. 

Para romper ese ordenamiento democrático de la sociedad aparece la noción de desorden. Ya no se trata, como conocimos dolorosamente a lo largo de nuestra historia, de golpes cívico–militares y sangrientas represiones, que pretendían, con el consabido apoyo del establishment, establecer un orden social conservador y un funcionamiento económico ultraliberal, capaz de desterrar a jamás las expresiones populares que pudieran poner en riesgo sus privilegios. Como esa visión paradisíaca les ha sido imposible, nos destinan pues al infierno del caos permanente.
Dosificado en la medida en que sea preciso, ese desorden puede expresarse en la propensión a la especulación de aquel que aumenta precios mientras no baje la demanda, (en vez de acrecentar sus beneficios con mayores ventas); en la creación y propagación de peligros permanentes e inminentes a través de los medios de comunicación dominantes, donde la información cede ante la acción psicológica (en vez de ejercer la diversidad de opiniones y criticas); a través de la imposición de un determinado interés sectorial o corporativo usando el desabastecimiento de bienes y servicios, y aun faltando a la función de garantizar el orden público (en lugar de llevar cada reivindicación sectorial ante la jurisdicción o institución pertinente). Para citar algunos ejemplos.

El modo de asentar el caos es tener entonces a la actividad política siempre condicionada, ya sea por maliciosa sobreexposición mediática de tal o cual (donde se instruye, juzga y condena a diario), o por prejuicios insultantes en cuanto a su afiliación partidaria (de eso algo sabe el peronismo), a menos que se prefiera apelar a la supuesta insanía de quien osa distibuir ingreso, palabra y conocimiento, empoderando la sociedad, en el marco de un proyecto nacional que dinamiza la democracia, pone las instituciones a la altura de las circunstancias y realiza la República. 
En provisoria conclusión, diremos entonces que el desorden es la modalidad por la cual el establishment busca una nueva dominación sobre la política. La política se milita, se construye, se hace; su única legitimidad es la soberanía, que reside esencialmente en el pueblo, que la expresa con su voto. A veces se gana, a veces se pierde, a veces se vuelve a ganar. El caos, que “es una escalera”, servirá para que trepen aquellos que sólo representan intereses corporativos, cuya legitimidad reside en un desorden en el que desean subsistir sin jamás resolverlo. Porque esa es su política.  Es una elección de vida, también, no una serie televisiva; nosotros no estamos para eso.

Leer artículo completo aquí