La mayor organización indígena de Ecuador aceptó reunirse con el presidente por primera vez

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) y el presidente Guillermo Lasso se reunirán el lunes 4 de octubre, en el que será el primer diálogo entre las partes desde la asunción del exbanquero. “Hemos confirmado por escrito que vamos a participar en el diálogo con el gobierno nacional”, reveló el titular de la Conaie, Leónidas Iza, una de las instituciones sociales como mayor poder de movilización en Ecuador.

El dirigente de la mayor organización de indígenas de Ecuador asistió en Unión Base, sede de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonia Ecuatoriana (Confeniae), a la celebración de los 41 años de creación de la principal organización de pueblos originarios amazónicos del país.

La Conaie, que ya participó de protestas contra la gestión de Lasso, mantiene su pedido de derogar decretos presidenciales de 2020 que permiten la revisión mensual de precios de los combustibles, una demanda en la que coincide con otros sectores.

“Es imposible que sigan subiendo los combustibles”, señaló Iza en un discurso público y remarcó que ese es “el primer tema a tratar con el Gobierno”. Lasso, en cambio, ya avisó que no planea modificar la política que fija el precio de los combustibles, pero si plantea la focalización de los mismos.

Protestas por el precio del combustible

En 2019, la eliminación de los subsidios a los combustibles desató la mayor ola de protestas en las calles de los últimos años en Ecuador y puso en jaque al entonces Gobierno de Lenin Moreno. La represión dejó un saldo de 11 muertos y cientos de heridos.

La Conaie además mantiene su rechazo a la minería, especialmente cuando Ecuador inició en 2019 la producción a nivel industrial. “Ya están explotando los minerales; nosotros queremos fortalecer las capacidades productivas de la gente que vive en las zonas mineras”, expresó Iza en territorio amazónico.

Otros temas para el diálogo con el Gobierno son la revisión de los precios de los productos que salen de los campesinos, un análisis de los créditos en el sistema financiero y las políticas de flexibilización laboral.

Los indígenas representan un 7,4% de la población de Ecuador, según el censo de 2010, pero representar el sector social más movilizado del país y uno de los que mayor capacidad de presión política tiene desde las calles para apoyar o rechazar al Gobierno de turno.