La “manada boliviana”: una violación grupal conmociona al país

El caso de violación múltiple a una joven de 18 años estremece a Bolivia y es comparada con “la manada española” por las semejanzas en la violencia ejercida hacia Litzy Hurtado, quien fue drogada, brutalmente golpeada y abusada por cinco amigos que la dejaron en terapia intensiva a la salida de un boliche. Organizaciones de mujeres tomaron las calles para reclamar Justicia y cárcel para los culpables.

La Fiscalía Departamental de Santa Cruz imputó a cinco hombres entre 14 y 20 años por el “delito de violación agravada y lesiones graves y gravísimas” por el ataque a la joven, quien sufrió convulsiones y continúa internada en un centro médico en “una situación crítica”. Todos fueron detenidos, entre ellos un menor, y un juez determinó enviar preventivamente a la cárcel en Santa Cruz a los cuatro mayores de edad.

Los bolivianos recurrieron a las redes sociales para expresar su indignación y señalaron las similutes con los cinco agresores españoles condenados por la violación en grupo a una joven de 18 años en las fiestas de San Fermín, ocurrida en Pamplona en 2016. “La manada de violadores versión boliviana, el poder de su dinero les tapa la cara, que todo el mundo los conozca”, señala uno de los muchos mensajes en redes sociales.

El hecho sucedió el fin de semana pasado, cuando los cinco jóvenes se dirigieron junto a la chica a un boliche en la ciudad oriental de Santa Cruz y fueron echados del lugar por consumir drogas. Al salir del lugar, se trasladaron hasta un hotel alojamiento donde consumieron distintas drogas y violaron a la joven, según narró a los medios el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia en Santa Cruz, Ramiro Pérez.

El jurista explicó que según el informe forense la joven presenta contusiones en el rostro, las piernas y una hemorragia en el ojo derecho. Además, las pruebas toxicológicas evidenciaron la presencia de seis distintas drogas en la sangre de la víctima, según el abogado. El ministro de Interior de Bolivia, Carlos Romero, pidió este miércoles que se actúe con toda la rigurosidad porque un hecho de esta clase “no se puede aceptar”.

La indignación de la opinión pública escaló cuando la madre de uno de ellos, funcionaria de la Alcaldía de Santa Cruz, intentó con lenguaje y señas groseras minimizar lo que hizo su hijo. A la salida de la audiencia, aseguró que la víctima es una “drogadicta antigua” y que “nadie la obligó a ir” al hotel, intentando culpabilizar a la joven violada.

La abogada Jessica Echeverría, una reconocida activista contra la violencia sexual, advirtió que “los familiares de la manada tienen dinero e influencias” y les envió un mensaje: “Si ustedes tienen poder, redes, dinero; nosotras las mujeres cuando nos unimos somos un turbión”. Echeverría, acompañada por un colectivo de mujeres, adelantó que realizaran protestas hasta que los cinco terminen presos. “Estamos acá como mujeres: ya basta de tanta violencia, tanta retardación de justicia. Si no conseguimos justicia nosotras nos declaramos en alerta”, afirmó.