No hay giro ortodoxo, sí continuidad

Brasil 

A pesar de lo que muchos especialistas sostienen, el analista político José Carlos de Assis afirma en esta entrevista que en el país no existe ningún cambio de rumbo significativo en materia económica. Hay continuidad del modelo petista, porque lo que está intentando hacer el ministro de Economía Joaquín Levy es adaptar sus políticas a la situación nacional e internacional actual.

Dilma Roussef, presidenta de Brasil- Foto: Reuters

Rennan Martins- Desenvolvimentistas (Brasil) 

La asociación estratégica Brasil-China ¿es la solución a la economía nacional?

La llegada de Joaquim Levy y su ortodoxia al Ministerio de Hacienda significa la continuidad de la política económica petista, no es ningún cambio. Las altas tasas de interés buscan solo atraer capital extranjero para cerrar la balanza de pagos, y la dinámica de la inflación en Brasil está vinculada a los precios administrados y el alto grado de indexación. El ajuste fiscal y la Operación Lava jet pueden costar 5% del PIB [producto interior bruto], un desastre recesivo.

Esta es la opinión del periodista, economista y profesor de la Universidad del Estado de Paraíba (UEPB), José Carlos de Assis. En una entrevista con el blog de los Desenvolvistas [Desarrollistas], además de analizar la situación económica nacional, habló sobre la geopolítica y la coyuntura global.

Activo en la prensa alternativa, donde publica artículos con regularidad, Assis cree que el compartir es el sistema adecuado para el pre-sal y califica como «oportunismo deslavado», las recientes iniciativas que tratan de hacerlo más flexible. Ve en esta ofensiva una fuerte influencia de intereses externos, e indica una asociación estratégica con China como la salida para la recuperación de la economía brasileña.

¿Cómo explicar el giro ortodoxo en la política económica del gobierno? ¿Qué efectos adicionales habrá como efecto del ajuste?

No hay giro. Hay una continuidad. En términos de política económica el gobierno Dilma no es muy diferente al de Lula. Recuerda a Palocci [Antonio Palocci, ex ministro de Finanzas], ¿Cuál es la diferencia entre Levy y él? Es la situación económica la que ha cambiado. Antes, nos aprovechamos del auge de los commodities y de grandes excedentes comerciales acumulados; Ahora, estamos en una situación terrible en la balanza de pagos debido a una estúpida política de tipo de cambio, que viene de antes. De hecho, en el primer trimestre, el déficit de la cuenta corriente acumulado en 12 meses alcanzó los US $ 101.600 millones. Es un desastre anunciado.

Las perspectivas sonoscuras, si los actores de la economía real, empresarios y los trabajadores no se unen para convencer al sector público que, si no interviene, vamos a una contracción de la economía del orden del 5 a 6% – 0% de carry over un crecimiento cero en 2014, 2%negativo por el efecto Levy y 3% como consecuencia de la operación Lava Jato, lo que resulta devastador.

Mientras se presiona a la economía real, las tasas de interés suben y el servicio de la deuda se dispara. Estas decisiones son contradictorias. La economía lograda con los recortes, ¿no se pierde en gastos financieros?

La única coherencia es la dictada por la situación externa: en la medida en que se tienen déficit elevado en la cuenta corriente, el gobierno tiene que atraer capital extranjero para cerrar la balanza de pagos. Como desestructuramos nuestra industria y el auge de las commodities terminó, solo nos queda elevar los intereses. Y aumentar la tasa de interés, por supuesto, no tiene nada que ver con el control de la inflación. Sólo consigue atraer capital especulativo y así cerrar la cuenta externa.

¿Por qué el aumento de las tasas de interés no parece tener efecto sobre la inflación? ¿Habría otros métodos para combatir el aumento de los precios?

La política de intereses altos, como ya he dicho, no tiene nada que ver con la inflación. Es un parche para atraer el dinero especulativo con el fin de cerrar la balanza de pagos. Mientras tanto, la inflación evoluciona de acuerdo a su propia lógica, que es de precios administrados y de la indexación generalizada.

Paralelamente al declive económico, se suma la adhesión a cambiar las reglas de operación para la explotación del pre-sal y la política de control nacional sobre el mismo ¿Que ha desencadenado este proceso? ¿Qué intereses se beneficiarían con este cambio?

Es el más disimulado oportunismo porparte de las fuerzas externas e internas que quieren destruir la correcta política [nacional] petrolera. Es repugnante que un sujeto como senador Serra [José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña – PSDB – principal opositor del actual gobierno], quien presentó la ley de genéricos, esté en esa posición.

¿Tienen base la argumentación de que Petrobras no tiene recursos en caja para la inversión requerida en el pre-sal?

Es cierto, no dinero en caja. Pero tiene activos para garantizar a un nivel mucho más mayor de endeudamiento que el actual, lo que favorece la reanudación de las inversiones. Lo correcto sería que el Tesoro [Nacional] entregue recursos al BNDES [Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social] y éste los transfiera como préstamo a Petrobras y, por lo que la empresa escape de los requisitos bancarios y del juicio de las agencias de calificación, que no son sino agentes de charlatanismo disimulado.

¿Cuáles serían las consecuencias de una posible «flexibilidad» del régimen de explotación del pre-sal y la política decontenido nacional?

En ambos casos, sería una pérdida injustificable en la defensa del empleo y del trabajo de las empresas internas. No hablo de las empresas nacionales, ya que sólo unas pocas, hablo de empresas internas, es decir, instalado en Brasil, generando empleos e ingresos en el país. La política de contenidos locales es fundamental para su supervivencia, y la supervivencia de cientos de miles de puestos de trabajo, ya que las internacionales presionarían para traertecnología y mano de obra de fuera.

Mientras tanto, el escenario internacional es de agudización de los conflictos por los recursos estratégicos. ¿C
ómo se inserta en nuestra crisis interna en el tablero geopolítico?

Gran parte de la presión sobre Petrobras se debe a razones geopolíticas. Los Estados Unidos y sus acólitos europeos tratan de atraer a Rusia en una guerra en Ucrania con el fin de trata de estrangularla económicamente, lo que hace que la adhesión brasileña a BRICS [grupo formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica] una actitud hostil [para ellos]: el amigo de mi enemigo es mi enemigo. Sin la correcta comprensión de este problema, no entenderemos jamás la presión norteamericana y europea para impedirla consolidación de los BRICS, incluyendo el uso de considerables fuerzas políticas internas, especialmente a través del PSDB.

— En cuanto a las iniciativas de los BRICS para establecer un Banco de Desarrollo y crear su acuerdo de reservas contingentes, ¿Cómo estas propuestas afectan la arquitectura política-económica global?

Será el primer cambio significativo en la arquitectura financiera internacional, creada por los angloamericanos en Bretton Woods, en su propio interés. En otras palabras, creará las condiciones para el inicio de la ejecución de políticas monetarias soberanas en los BRICS y en los demás países en desarrollo, llevando en cuenta el apoyo que debe darse a las políticas económicas de interés nacional.

¿Cuáles serían los pasos más apropiados de Brasil hacer frente a este cuadro?

Sin duda alguna, un acuerdo estratégico con China, en bases productivas, no comerciales. Estoy participando en un esfuerzo en este sentido, por lo cual propondremos a China que nos abra una línea de crédito considerable para financiarnos la producción destinada a propia China, de metales y de commodities, y productos agrícolas industrializados, ancladas en grandes financiamientos también en energía y logística. Esperamos tener una propuesta lista para la llegada del primer ministro chino, con una amplia comitiva de empresarios, a partir del 18 de mayo.

 

Leer el artículo en español aquí 

Leer el artículo original aquí