La Justicia rechazó otra denuncia contra Lula Da Silva

La jueza Lisa Taubemblat rechazó nuevas acusaciones del Ministerio Público Fiscal contra el expresidente Lula Da Silva por el tríplex de Guarujá. El fiscal Ronaldo Ruffo quiso llevar a juicio al líder del PT por la toma pacífica del departamento, organizada por un grupo de militantes del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MTST) el 16 de abril de 2018, cuando Lula seguía tras las rejas en el penal de Curitiba. La magistrada respondió que el documento de la Fiscalía fue “vago e impreciso”. 

En la denuncia, el fiscal Ronaldo Ruffo alegó que Lula jugó un papel decisivo en la invasión de la propiedad por docenas de activistas vinculados al MTST cuando dijo en un acto público en enero de ese año: “Si la propiedad es mía, entonces la puedo ocupar”. 

La frase del exmandatario había sido dicha en medio del proceso judicial por corrupción pasiva y lavado de dinero que lo llevó a la cárcel desde abril de 2018 hasta el 8 de noviembre de 2019. La Fiscalía había acusado a Lula de recibir un departamento en Guarujá cedido por la empresa constructora OAS a cambio de favorecer los contratos con Petrobras, a pesar de que no se pudo probar nunca la titularidad del inmueble ni que el expresidente haya entrado alguna vez al departamento. Con su frase, Lula había querido señalar lo absurda que era la causa. 

Pero poco después, integrantes del MTST ocuparon por pocas horas el departamento, bajo la consigna : “Si el departamento es de Lula, el pueblo podrá quedarse”. Entre los militantes, se encontraba el líder del MTST y ex candidato a presidente de la República en 2018, Guilherme Boulos, y otros tres militantes, también acusados ​​por el MPF: la demanda contra estos cuatro todavía está en curso.

Según el fiscal, el grupo “causó daños a la propiedad, porque, al entrar, rompieron las bisagra de la puerta principal usando una palanca, y abollando la puerta del baño en el tercer piso del edificio”. Ruffo quiso hacer extensiva también a Lula la acusación. 

La supuesta irrupción en la propiedad ocurrió nueve días después del arresto de Lula. Como el exmandatario estaba detenido durante la toma, el MPF indicó que el líder del PT “alentó la ocupación”. 

Sin embargo, la jueza lo desestimó. “El documento debe contener los elementos y circunstancias de tiempo, modo, forma de ejecución, así como individualizar la conducta del acusado. Se considera inepta una denuncia genérica, vaga e imprecisa en la que no se particulariza la conducta”, señaló al rechazar la denuncia.