La justicia colombiana ordenó que se realice la eutanasia a Martha Sepúlveda y se respete su decisión

La justicia colombiana le dio un plazo de 48 horas a un centro médico para reprogramar la eutanasia de Martha Sepúlveda, la mujer que sufre esclerosis lateral amiotrófica y que estuvo a punto de convertirse en la primera persona en acceder a la muerte digna sin ser un paciente en fase terminal. 

El procedimiento había sido cancelado semanas atrás a horas de que se lo practicaran, en medio de la controversia que había desatado su caso. Sepúlveda emprendió acciones legales y 17 días después un juez dio curso a su pedido. 

Un juez de Medellín hizo lugar al recurso presentado por la mujer y ordenó al Instituto Colombiano del Dolor (Incodol) que acuerde con Sepúlveda el día y la hora en que se realizará el procedimiento, siempre y cuando ella mantenga su voluntad de practicarlo. 

El fallo aclara que se concede el amparo constitucional “para la protección de los derechos fundamentales a morir dignamente, la vida digna, el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad humana” que Incodol “ha vulnerado” a la mujer.

El caso 

El caso de Sepúlveda se conoció el mes pasado cuando, en una entrevista con Noticias Caracol, contó su deseo de morir a los 51 años de edad.

“Si es desde el plano espiritual, yo estoy totalmente tranquila (…) Cobarde seré, pero no quiero sufrir más, estoy cansada. Lucho por descansar”, dijo la mujer, quien agregó que la certeza de morir le daba “tranquilidad”.

Desde que fue diagnosticada, la mujer empezó a perder fuerza en las piernas y cada vez se le hizo más difícil caminar distancias largas, lo que empeoró su calidad de vida.

Sin embargo, horas antes del procedimiento, Incodol decidió cancelarlo alegando que tenía “un concepto actualizado del estado de salud y evolución de la paciente” que indicaba que no se cumplía “con el criterio de terminalidad como se había considerado”. 

La abogada de la mujer cuestionó el cambio en la decisión: “No sabemos por qué evaluaron en agosto con unos criterios y en octubre con otros, sabiendo que el fallo de la Corte está en firme”, dijo sobre el centro médico que antes había autorizado el proceso.

En el medio, la Conferencia Episcopal de Colombia había invitado a Sepúlveda “a reflexionar serenamente sobre su decisión”.

Se trata de la primera colombiana en acceder a la eutanasia desde que la Corte Constitucional la autorizó en julio para pacientes con enfermedades no terminales.

El fallo de julio de la Corte, que modifica el “homicidio por piedad” del Código Penal y que antes contemplaba penas de hasta 54 meses de prisión, anula ese primer requisito de que la persona que lo solicite padezca una enfermedad terminal, y lo hace motivado por las barreras que aún persisten en el país para ejercer este derecho.

La eutanasia en Colombia

Colombia fue el primer país de Latinoamérica en despenalizar la eutanasia y es uno de los pocos del mundo donde es legal. Allí está consagrada desde 1997 la muerte digna como un derecho fundamental en caso de enfermedad terminal cuando el paciente sufriera de mucho dolor, lo solicitara de forma voluntaria y lo realizara un médico.

A pesar de que es legal desde 1997, no se comenzó a ejercer ese derecho hasta 2015 y los procedimientos aún enfrentan barreras, como que solo se realiza en determinadas ciudades y muchos centros médicos no saben cómo actuar.

En el país tan solo se realizaron 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020, según el Ministerio de Salud, que cuenta los casos desde que se permitió el procedimiento.