La justicia chilena revocó la prisión preventiva para cinco Carabineros acusados de torturas

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó la prisión preventiva para cinco carabineros acusados de torturar a Moisés Órdenes Corvalán, un hombre de 55 años que fue salvajemente golpeado en una de las primeras movilizaciones convocadas contra el gobierno de Sebastián Piñera. El tribunal descartó el delito de tortura y concluyó que se trató de “violencia innecesaria” por lo que ordenó la libertad de los uniformados. La sentencia generó indignación en la sociedad.

El caso de Corvalán, agredido por el grupo de uniformados el 21 de octubre pasado, se convirtió en uno de los casos más repudiados de la violencia policial con la que Carabineros reprimió las manifestaciones. 

Ocurrió que ese 21 de octubre, una cámara de televisión que cubría la protesta para un canal de noticias captó el momento exacto de la golpiza. Toda la sociedad chilena pudo ver en vivo y en directo como varios uniformados reducían y golpeaban a un hombre, que sólo tenía una sartén en la mano. 

Producto de los golpes, Corvalán sufrió un trauma ocular grave en su ojo izquierdo, que evolucionó hacia la pérdida de visión total, desprendimiento de retina del ojo derecho, trauma torácico contuso, fracturas costales múltiples, fractura dental, luxación anterior del hombro izquierdo y fractura nasal.

El abogado Jorge Villalobos, que representa a uno de los funcionarios de Carabineros, apuntó que tomaron “muy bien” la decisión judicial porque “obviamente no compartíamos en lo absoluto la calificación jurídica de tortura, nos parecía muy grave para el hecho”. Aunque agregó que nadie está “negando el hecho».

El jurista remarcó que «hay imágenes bastante claras de lo que ocurrió, pero no permitía configurar en ningún caso el delito de tortura, que era lo único, dado la gravedad de la pena, que estaba justificando la prisión preventiva que se había decretado, que es una medida extrema, y esa era nuestra lucha».

Los cinco carabineros que estaban en prisión preventiva ahora quedaron con la medida cautelar de firma semanal y arraigo nacional, mientras que la defensa del afectado evalúa las acciones a seguir tras esta decisión de la Corte de Apelaciones, la cual no es apelable.