La Justicia brasileña absolvió a Lula de una causa por corrupción

La Justicia absolvió este lunes al expresidente brasileño Lula da Silva de una de las tantas causas formuladas por la fiscalía por supuesta corrupción. Se trata del expediente en el que estaba acusado por favorecer a las automotrices a cambio de sobornos. De acuerdo al juez interviniente, la acusación carecía de “evidencia adecuada”.

También fueron absueltos el exjefe de Gabinete Gilberto Carvalho, quien también fue secretario de Presidencia durante el primer Gobierno de Dilma Rousseff, y otras cinco personas.

La acusación de la Fiscalía se sostenía sobre la hipótesis de que Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, modificó, a cambio de supuestas coimas, una medida legislativa para favorecer a empresas del sector automotriz mediante una prórroga de los beneficios tributarios por cinco años, pero la acusación fue desestimada.

Sin embargo, según el juez Federico Botelho de Barros Viana, la investigación presentada por la fiscalía no demostró “de manera convincente” que Lula y Carvalho “participaron en el contexto supuestamente delictivo”.

“Si bien existen elementos que demuestran el desempeño de la empresa de Mauro Marcondes – Marcondes y Mautoni – en cuanto a la extensión de beneficios fiscales a las empresas CAOA y MMC, no existe evidencia adecuada y ni siquiera mínimamente capaz de demostrar la existencia de un ajuste ilícito entre los imputados con el propósito de transferir montos a favor de Lula y Carvalho”, estableció el magistrado en su sentencia.

El proceso se enmarca dentro de la “Operación Zelotes”, que desde 2015 estudia supuestas irregularidades en el CARF, departamento del fisco encargado de sancionar a los defraudadores de impuestos, y que también salpicó a varios importantes banqueros y políticos.

Lula, cada vez más libre para presentar su candidatura

La nueva absolución de Lula, quien llegó a pasar 580 días en prisión por la condena de Sergio Moro, llega después de que la Corte anulara las condenas en su contra, en el marco del escándalo de filtraciones que reveló un complot entre el exjuez Moro y el grupo de fiscales de la Operación Lava Jato en contra del líder opositor.

La Corte Suprema anuló recientemente cuatro juicios por un conflicto de competencias y pidió que sea juzgado nuevamente por la justicia federal de Brasilia, con lo que dejó sin efecto las penas de casi 26 años de cárcel que pesaban en su contra y también le devolvió al expresidente sus derechos políticos. 

Tras la decisión judicial, el líder del Partido de los Trabajadores (PT), de 75 años, dejó entrever su voluntad de ser candidato en las elecciones presidenciales del próximo año, en las que se enfrentaría al mandatario y líder de la ultraderecha brasileña, Jair Bolsonaro.

Según los primeros sondeos, el antiguo sindicalista lideraría la carrera electoral y vencería a Jair Bolsonaro en una eventual segunda vuelta.