Contra el giro a la derecha

Latinoamérica 

En Sudamérica se está dando una suerte de giro hacia la derecha que va en contra de las políticas progresistas características de comienzos del siglo XXI.  En Brasil, Uruguay, Venezuela y Argentina se intenta instaurar la idea de que están perdiendo la fuerza. Sin embargo, los gobiernos de izquierda luchan en las urnas para mantener sus gobiernos y seguir haciendo cambios estructurales. 

Tabaré Vázquez. candidato uruguayo del Frente Amplio- Foto: radiotabareAlfredo Grieco y Bavio- Veintitres (Argentina)

El giro a la izquierda –o giro populista– de la política sudamericana de comienzo del siglo XXI experimenta en este octubre una amenaza o desafío en sentido contrario. En Venezuela, el chavismo conoce una declinación política y una crisis económica; en Brasil y Uruguay el Partido de los Trabajadores y el Frente Amplio enfrentan disputadas elecciones presidenciales; en la Argentina el partido del gobierno carece de un candidato competitivo para continuar la obra del matrimonio Kirchner. Sólo Bolivia aparece como una excepción y el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) tiene una intención de voto que supera en más de 40% al rival más inmediato.

Una sociedad amortiguadora. En Uruguay, el gobernante Frente Amplio (FA) anunció que si gana las elecciones y se mantiene en la administración del país por cinco años más, elevará el monto mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y modificará la forma en que se computa el aguinaldo y las vacaciones. La clase media, coinciden los analistas, es el sector clave para alcanzar un tercer gobierno consecutivo. El candidato presidencial opositor Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), repite en sus actos de campaña que su preocupación es tener una “sociedad integrada”, rescatando los valores de la clase media. Para este candidato, que marcha a unos 10 puntos de Tabaré Vázquez, el candidato del FA, “la definición (de la clase media) era por una forma de ser, por una forma de relacionarse, de usar la vereda”. El joven dirigente, hijo del ex presidente Luis Lacalle, apuesta a recuperar la convivencia barrial en ferias, bares y clubes deportivos. “Allí jugaba un rol fundamental esa tradicional clase media nacional que era una gran bisagra, una banda muy ancha de gente que se siente perteneciente a la clase media por encima de los registros económicos”, ha dicho Lacalle. El candidato del Partido Colorado, senador Pedro Bordaberry, propone  “volver a preocuparse por la castigada clase media”.

“En Venezuela, el chavismo conoce una declinación política y una crisis económica; en Brasil y Uruguay el Partido de los Trabajadores y el Frente Amplio enfrentan disputadas elecciones presidenciales; en la Argentina el partido del gobierno carece de un candidato competitivo para continuar la obra del matrimonio Kirchner. Sólo Bolivia aparece como una excepción”

Las encuestas de opinión le dan a Bordaberry un promedio del 15% de intención de voto, de manera que parecen lejanas sus posibilidades de triunfar en octubre y ni siquiera alcanzar una eventual segunda vuelta, que se realizará en noviembre, si ninguno de los candidatos obtiene la mitad más uno de los votos emitidos. Uruguay es un país que se caracteriza por una numerosa clase media. Datos del Banco Mundial (BM) indican que cerca del 53 por ciento de la población, de 3,4 millones de habitantes, pertenece a esa franja.

La Bolivia de Evo. La reducción de la pobreza de 64 a 32% es el rasgo mayor de sigo XXI en Bolivia. Este año, según la CEPAL, Bolivia será el país que más crecerá en la región con 5,5 por ciento. En septiembre de 2008 el presidente expulsó al embajador de los Estados Unidos acusándolo de conspirar junto a las elites del Oriente para derrocar al gobierno. También expulsó a la DEA, antiguo organizador de la lucha antidrogas en Bolivia. La oficina de la ONU sobre la droga (UNODC), en cambio, ha elogiado a Evo. La política de nacionalizaciones de hidrocarburos y de inclusión social da sus frutos. El 12 de octubre, diez millones de bolivianos darán sin dudarlo un nuevo mandato presidencial al primer presidente indígena de su país. 

 

Leer el artículo completo aquí