La Fundación Pablo Neruda pide ayuda para mantener las casas del poeta

La Fundación que administra el legado del poeta chileno y premio Nobel de Literatura Pablo Neruda lanzó este miércoles un pedido de auxilio económico para que puedan seguir funcionando sus tres casas-museos, golpeadas tras dos años de pandemia.

Las dos casas en la costa central de Chile, en el balneario de Isla Negra y en el puerto de Valparaíso, y otra en el centro de Santiago, a los pies del cerro San Cristóbal, son uno de los principales atractivos turísticos del país, visitadas cada año por unos 350.000 personas.

Pero la pandemia obligó a cerrar las puertas de las tres casas que el poeta construyó o remodeló, pudiendo reabrir -con aforos y otras restricciones sanitarias- recién en septiembre del año pasado. Hoy, reciben apenas un 15% de las visitas que tenían antes.

“Estamos en una situación muy compleja”, dijo este miércoles el presidente de la Fundación, Fernando Sáez, en un encuentro con periodistas de medios extranjeros.

Durante el cierre de las casas, el personal se redujo el salario a la mitad y se lograron mantener las labores de limpieza y seguridad.

Pero hoy las cuentas no dan ni para proseguir con el normal funcionamiento ni para acceder a uno de los proyectos más atractivos para la Fundación: abrir un nuevo espacio dedicado a la obra del poeta con extensión de 1.000 m2 al frente de “La Chascona”, la casa en pleno barrio bohemio de Santiago que Neruda adquirió y bautizó en honor de su tercera esposa, la soprano Matilde Urrutia, a la que se refería con ese apodo por su larga cabellera pelirroja.

Antes de la pandemia, solo por el pago de las entradas a las tres casas, la Fundación recibía hasta 250 millones de pesos mensuales (unos 320.000 dólares) y otros 200.000 dólares por concepto de derechos de autor del poeta, ganador del premio Nobel de Literatura en 1971.

Saéz reconoció que golpearon sin éxito las puertas del anterior gobierno del conservador Sebastián Piñera (2018-2022) y de varias empresas para obtener financiamiento, pero no tuvieron éxito.

Las tres casas del poeta permanecen tal como las habitó y dejó Neruda. “La Chascona” en Santiago, “La Sebastiana” en Valparaíso y la casa de Isla Negra, en la costa central, fueron diseñadas y adornadas especialmente por el poeta.