“La emergencia es real”, el grito de ayuda de Sting y las comunidades indígenas brasileñas a la OMS

Las principales entidades indígenas brasileñas y el cantante inglés Sting enviaron una carta a la OMS para reclamar ayuda frente a las nulas políticas sanitarias implementadas por el gobierno de Jair Bolsonaro en ese país, donde los contagios ya alcanzan a siete mil personas. Las comunidades pidieron al organismo que recomiende a los países de la región de América Latina, y a Brasil en particular, adoptar medidas específicas para garantizar la protección de la vida de los pueblos indígenas frente a la pandemia.

La iniciativa fue impulsada por el Frente Parlamentario Mixto en Defensa de los Derechos de los Pueblos Indígenas ante la falta de respuestas de Bolsonaro. La diputada federal y coordinadora del Frente, Joenia Wapichana, explicó que la carta es un llamamiento a la comunidad internacional para que haga declaraciones de apoyo y evalúe la creación de un fondo de emergencia que permita la protección de las poblaciones indígenas en medio de la pandemia. «La emergencia es real», resaltaron.

Los pueblos indígenas se encuentran entre los grupos más vulnerables a la infección por el nuevo coronavirus. Esto se debe a las «especificidades de su forma de vida, incluida la convivencia y el intercambio de suministros y espacios», que podrían acelerar la transmisión de la enfermedad y dificultar la implementación de medidas preventivas, de acuerdo a la carta, enviada al Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El pueblo indígena advirtió días atrás que el sistema de salud público está sobrecargado y sin los insumos necesarios para atender la demanda de casos confirmados de coronavirus. «Estamos registrando muertes todos los días (…) Estamos afligidos y desesperados», destacaron en un comunicado de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB).

Hasta el momento, entre las comunidades del Amazonas se registraron 132 casos positivos de coronavirus y 26 personas fallecidas entre 11 pueblos: Apurinã, Baniwa, Baré, Borari, Kokama, Yanomami, Mura, Palikur, Sateré-Mawé, Ticuna y Warao. De acuerdo a la COIAB, la mayoría de estos casos «no están siendo registrados por la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai), que representa solo siete muertes, sin considerar a los indígenas que viven en las ciudades».

Las comunidades denuncian también que existe una diferencia en la atención y cuidado de los pacientes que viven en la ciudad y los que están en la selva. Además de la desidia estatal, los indígenas advierten que en algunos centros de salud los discriminan y les niegan su identidad.

La carta hace una dura crítica al gobierno de Jair Bolsonaro. «En Brasil, es notable la falta de estructura del sistema de salud para garantizar equipos de protección para los profesionales que ayudan a los pueblos indígenas; la insuficiencia de las medidas para apoyar a las comunidades, lo que implica el desplazamiento de las aldeas a las ciudades donde hay una transmisión comunitaria del virus; y la invisibilidad de los indígenas que viven en las ciudades en los informes epidemiológicos relacionados con COVID-19 «, puntualizaron.

Los tres pedidos

  • Considerar a los pueblos indígenas como la población con mayor riesgo y vulnerabilidad ante la Covid-19 y que, por lo tanto, debe incluirse en la planificación e implementación de las acciones de las agencias responsables; para que puedan recibir asistencia prioritaria para enfrentar la pandemia, así como en la distribución de suministros necesarios para la higiene personal y el medio ambiente; flujos y provisión de pruebas de diagnóstico; en el suministro de equipo de protección personal (PPE); y en el flujo y regulación de camas de hospital con respiradores artificiales.
  • Que garanticen a los pueblos indígenas las condiciones necesarias y dignas para el mantenimiento del aislamiento social en sus comunidades, con la protección de los territorios, la garantía de la seguridad alimentaria y el acceso a servicios básicos de saneamiento y salud; así como otros derechos sociales y de seguridad social, durante el período de la pandemia.
  • Que aseguren la participación y participación de las organizaciones indígenas y sus representantes en la planificación e implementación de las acciones de vigilancia y confrontación de la Covid-19.