La desigualdad de la pandemia: crece la pobreza y los ricos se hacen más ricos

La organización humanitaria Oxfam publicó un informe en el que asegura que al menos 73 de los multimillonarios que hay en América Latina y el Caribe han incrementado sus fortunas en un total de 48.200 millones de dólares entre marzo y junio. En paralelo, se estima que 52 millones de personas volverían a la pobreza en la región por el impacto del coronavirus.

De acuerdo a Oxfam, esos 48.200 millones de dólares “equivalen a un tercio del total de recursos previstos en paquetes de estímulos económicos adoptados por todos los países de la región” para auxiliar a los más pobres, a los desempleados y trabajadores informales durante la pandemia de coronavirus.

En una región que ya de por sí es la más desigual del mundo, surgieron ocho nuevos millonarios desde marzo. Mientras tanto, 52 millones de personas volverían a la pobreza, junto con otros 40 millones para pasarán a las filas de desempleados.

Para medir la evolución de las grandes fortunas Oxfam se basó en los datos que difunde la revista Forbes, especializada en finanzas, que se edita desde 1917 en Estados Unidos y que desde 1987 publica su conocida lista de multimillonarios.

El informe concluye que “los multimillonarios de esta parte del mundo permanecen inmunes a la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus en una de las regiones más desiguales del planeta”.

El impuesto a las grandes fortunas

“¿Quién paga la cuenta?”, se pregunta en su título el informe de Oxfam, que asegura que los más ricos son quienes deben contribuir en mayor medida para intentar minimizar el desastre que se avecina.

Frente a un escenario de colapso tributario – se estima una caída de ingresos impositivos equivalente al 2% del Producto Interno Bruto en los países de América Latina y el Caribe en 2020- la organización propone la adopción de impuestos a las grandes fortunas. Además impulsa que se introduzcan paquetes públicos para el rescate de empresas que puedan ser salvadas y tributos sobre los resultados extraordinarios de las grandes corporaciones.

El impuesto a los más ricos propuesto por Oxfam tendría carácter progresivo:

  • 2% para los patrimonios netos entre 1 y 50 millones de US$
  • 3% para los patrimonios netos entre 50 y 100 millones de US$
  • 3,5% para los patrimonios netos por encima de los 100 millones de US$

La organización también sugiere que se establezca un “nuevo pacto fiscal” para “fortalecer la cultura tributaria” y reducir la evasión, pero todo eso con una fuerte reducción de impuestos para aquellos que están en situación de pobreza.

Brasil, epicentro del coronavirus y de la desigualdad

Según la red global de organizaciones no gubernamentales, el fenómeno muestra una particular aceleración en Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia en el mundo con más de 87.000 muertos y 2,4 millones de contagios.

Oxfam relevó que existen 42 multimillonarios brasileños que aumentaron desde marzo sus fortunas en un total de 34.000 millones de dólares, al tiempo que sus patrimonios líquidos sumados pasaban de 123.000 millones de dólares a 157.100 millones de dólares para inicios de julio.

Brasil también es el país en que más aumentarán la miseria y la desocupación, en parte por sus 210 millones de habitantes, pero también por su aguda desigualdad social. El informe cita que, antes de la pandemia, Brasil tenía unos 12 millones de desempleados y 40 millones de trabajadores informales “sin protección social alguna”.

Según diversos estudios, la tasa de desempleo puede aumentar hasta cuatro veces para fin de año, entre otras razones porque 600.000 empresas ya han cerrado definitivamente en Brasil por la pandemia.

“La COVID-19 no es igual para todos”

“Mientras la mayoría de la población se arriesga a ser contagiada para no perder el empleo o comprar alimentos, los multimillonarios no tienen que preocuparse”, dijo la directora de Oxfam Brasil, Katia Maia.

Los datos del informe, agregó, muestran que los más ricos “están en otro mundo, el de los privilegios y las fortunas que crecen en medio de la que, tal vez, sea la mayor crisis económica, social y de salud del planeta durante el último siglo”.