La democratización de los medios

Ecuador

El diario Hoy dejó de circular en su versión impresa y sólo se leerá en digital. Sus propietarios y los de una revista que también dejará de imprimirse culpan por ello a la Ley Orgánica de Comunicación y atacan a la prensa pública. Otra voz afirma que  los argumentos se desarman al revisar las cifras de sus negocios y las capacidades de la última década.

Metro Ecuador

Editorial – El Telégrafo (Ecuador)

Ya son dos empresarios que atribuyen a la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) ser la causa de que una revista no circule y un periódico no imprima más sus ediciones. Y los argumentos se desvanecen con solo revisar las cifras de su negocio y las capacidades que muestran esas empresas para afrontarlo en la última década, mucho antes de que se emitiera la LOC.

De hecho, esa revista y ese periódico siempre tuvieron expresiones y hasta posturas absolutamente libres y opositoras, sin por ello recibir alguna sanción o restricción. Ni siquiera estuvieron enjuiciados. Por lo mismo, lo único entendible es querer justificar su falta de rentabilidad y hasta capacidad para afrontar un ‘negocio’ en la misma lógica del mercado.

Más allá de lo que implica para una sociedad el fin de un medio de comunicación, lo cierto es que en esta época las audiencias tienen y generan otras formas de comunicación y usan diversas y múltiples fuentes de información dentro de la democracia.

Editorial – El Telégrafo (Ecuador)

Ni bien un periódico cierra su edición impresa y ya hay una campaña contra los medios públicos. Un legislador que enterró a su propio partido para dejar de ser socialdemócrata -y que ahora es un militante firme y disciplinado de la derecha- pide espacio, como si alguna vez se lo hubiesen negado.

“Se sienten incómodos con la variedad de voces, espacios, fuentes y contenidos. No creen en la democratización de la comunicación. Y por eso ya arman una campaña de ‘linchamiento’ contra los medios públicos. No es nueva y no siempre nace en Ecuador”

Los abogados de determinado partido y de causas de opositores no cesan sus ofensas en las redes sociales. Un prefecto tiene instaurado un juicio, con una demanda de 5 millones de dólares contra el director de este diario y la prensa privada se hace de la vista gorda. Todo ello sin dejar de lado lo que hacen determinados gremios cada vez que salen en sus medios.

En otras palabras: se sienten incómodos con la variedad de voces, espacios, fuentes y contenidos. No creen en la democratización de la comunicación. Y por eso ya arman una campaña de ‘linchamiento’ contra los medios públicos. No es nueva y no siempre nace en Ecuador. Qué triste es que quienes demandan tolerancia no sean los primeros en practicarla.

 

Leer primer artículo aquí

Leer segundo artículo aquí