La deforestación en el Amazonas podría ser la peor en 15 años

Las proyecciones de una plataforma de inteligencia artificial de una ONG de Brasil alertó que el desmonte en el Amazonas podría alcanzar récords históricos y que más de 15 mil kilómetros cuadrados se perderán este año si no se toman medidas para frenar la deforestación.

De acuerdo a la herramienta PrevisIA, desarrollada por el Instituto de Homens e Meio Ambiente da Amazônia (Imazon) y Microsoft, esta pérdida representaría un un incremento del 16% respecto al período de medición anterior, entre agosto de 2020 y julio de 2021, en el que se registraron 13.235 kilómetros cuadrados devastados, y la peor desde 2006, cuando se destruyeron 14.286.

Según el estudio, el estado con mayor riesgo es Pará, con un área potencialmente depredada de 6.288 kilómetros cuadrados, el 41% de todo el territorio amenazado en 2022.  

Los cálculos de PrevisIA se basan en consideraciones de distintos indicadores relacionados con la tala de la floresta, rutas legales e ilegales, topografía, infraestructura urbana y datos socioeconómicos de diferentes áreas.

El investigador de Imazon Carlos Souza Jr. alertó además que al ser 2022 un año de elecciones, con las presidenciales celebrándose en octubre, la vigilancia de la floresta puede reducirse, tal y como ocurrió en otros ciclos electorales. 

«Es importante que los órganos de control actúen en la protección de la Amazonía», aseguró.

El presidente Jair Bolsonaro, quien presiona constantemente para expandir la agroindustria y la minería en la Amazonía, el 60% de la cual está en Brasil, enfrentó presiones y protestas internacionales por la destrucción del llamado «pulmón del mundo», considerado vital para frenar el cambio climático. 

El mandatario lanzó el lunes un plan para ampliar la extracción de oro en la región amazónica, despertando críticas de ambientalistas por impulsar a una industria acusada de deforestar, contaminar e invadir tierras indígenas.