La cuarentena en las Galápagos: analizan cómo impacta la falta de turistas

Ecuador puso en marcha un estudio que permitirá comparar el comportamiento de 34 zonas turísticas en las áreas protegidas del archipiélago de Galápagos. Evaluarán a las especies nativas, endémicas e introducidas, la calidad del agua y los fondos marinos, entre otras cuestiones. Cuando vuelva el turismo, analizarán cómo impacta en esos indicadores.

La Dirección del Parque Nacional Galápagos, en colaboración con la Universidad San Francisco de Quito, a través del Instituto de Ecología Aplicada, el Galapagos Science Center y la Fundación Charles Darwin, aplican el plan de monitoreo de sitios de visita de mayor afluencia.

Buscan crear una línea base de información sobre el estado de cada área, durante este tiempo de paralización turística a causa del coronavirus. “Por primera vez en la historia se contará con información sobre el estado de los sitios de visita de las áreas protegidas de Galápagos sin la presencia de turistas», afirmó el Ministerio de Ambiente ecuatoriano.

Una vez que se reactive el turismo en la zona, se medirán los cambios generados. Y se irá evaluando el comportamiento del ecosistema de las Islas, información que permitirá tomar las medidas de manejo más apropiadas.

El plan contempla intervenir 34 sitios de visita terrestres y marinos del archipiélago, situado a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas y declaradas en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

La investigación de campo incluye la recolección de información sobre el estado de erosión del suelo, cobertura vegetal, calidad del agua e impactos en los fondos marinos. Además se realizará la constatación de indicadores biológicos, como el tipo y abundancia de especies nativas, endémicas e introducidas; indicadores de manejo como niveles de seguridad, estado de la infraestructura.

Asimismo, indagarán sobre la presencia de basura por las corrientes y dificultad de desembarque, información que será procesada por un equipo técnico en tiempo real a través de una aplicación en línea que permitirá obtener datos georeferenciados.

Los resultados se obtendrán de manera progresiva entre junio y septiembre de 2020. La información de la primera fase de este plan permitirá conocer el impacto de la paralización turística en los sitios de visita y la capacidad de resiliencia de los ecosistemas que lo conforman.

En la segunda fase se realizará el mismo levantamiento de indicadores, pero con la actividad turística presente en cada sitio para establecer las diferencias.

El turismo es la principal fuente económica en el archipiélago de Galápagos, pero en la actualidad está completamente paralizada debido a la pandemia del coronavirus.