La Corte Suprema y las Fuerzas Armadas reconocieron a Maduro y denunciaron un “golpe de Estado”

A un día de la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, las Fuerzas Armadas y el Tribunal Supremo de Justicia del país carioca respaldaron al mandatario electo Nicolás Maduro como “presidente legítimo” de Venezuela. Ambos denunciaron que la acción del presidente de la Asamblea Nacional representa “un golpe de Estado”, que vincularon con la intervención de Estados Unidos. Maduro, por su parte, ironizó: “De ahora en más al presidente lo eligen en Washington y lo juramentan en la calle” .

El primer reconocimiento a Maduro, a contramano de la condena internacional, llegó por parte del Ejército, luego de que el ministro de la Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino López, aseguró este jueves que la autoproclamación del líder parlamentario opositor Juan Guaidó como representa un “golpe de Estado” en marcha.

“Alerto al pueblo de Venezuela que se está llevando un golpe de Estado contra la institucionalidad, contra la democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo”, aseguró Padrino, flanqueado por toda la cúpula militar.

Al leer un comunicado ante la prensa, el ministro señaló que “sectores de ultraderecha auspiciados descaradamente por agentes imperiales” fraguan desde hace tiempo “un vulgar golpe de Estado contra el gobierno legítimamente constituido de Venezuela”.

En esa misma línea, se expidió tiempo después la Corte venezolana, que reconoció la “autoridad legítima” de Nicolás Maduro como “presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”. “Pudimos observar cómo se ha promovido de forma descarada y al margen de los principios básicos del derecho internacional, el desconocimiento a la institución democrática del país”, manifestó el presidente del TSJ, Maikel Moreno, durante la apertura del año judicial 2019 y el informe de gestión 2018.

Aludiendo a Guaidó, el magistrado añadió que la corte desconoce “cualquier pretensión inconstitucional de usurpar un cargo de elección popular por vías de hecho”, y denunció que “en Venezuela se está gestando un golpe de Estado con la anuencia de gobiernos extranjeros”.

“Cuente con la fortaleza de este Tribunal Supremo de Justicia para enfrentar cualquier amenaza”, garantizó el magistrado a Maduro durante una sesión en Caracas por el inicio de labores del poder judicial. El pasado martes, el TSJ anuló la designación de Guaidó como presidente del Congreso, al reiterar que ese organismo se encuentra en desacato desde 2016 y todas decisiones son nulas.

Después fue el turno del mismo Maduro de tomar el micrófono, quien relacionó los acontecimientos con una versión degradada del “carmonazo”, en referencia al fallido golpe de 2002 contra Hugo Chávez. “Un diputado titubeante y muy asustado asume de la manera más informal y dice que desde ese momento es el presidente de un país, ¿dónde se ha visto?”, se preguntó ante una sala colmada.

Maduro ratificó que “sólo la justicia garantiza la paz” y que la proclamación de Guaidó es un tema judicial, que escapa a sus funciones: “Yo solamente puedo hacer la denuncia”. Como jefe de Estado añadió “quiero que haya paz y libertad y que se respete el estado de derecho”. “Si hay justicia habrá república y habrá paz”, adelantó. Por último, dijo que “si no fuera tan grave lo que han hecho, lo tomaríamos a gracia”.