La Corte Suprema de El Salvador ordenó una reforma de la ley para que se reconozcan las identidades LGTBIQ+ 

La Corte Suprema de Justicia de El Salvador ordenó que la Asamblea Legislativa del país realice una reforma de la Ley del Nombre de la Persona Natural (LNPN) para que reconozca las identidades LGBTIQ+ y a quienes quieran cambiar su nombre de acuerdo a la identidad autopercibida. Fue en respuesta a una demanda por discriminación hecha en 2016.

Según el diario La Prensa Gráfica, la Sala Constitucional de El Salvador declaró inconstitucional el artículo 23 de la Ley del Nombre Natural por falta de “regulación de los supuestos y condiciones para que un ser humano cambie su nombre por razones de identidad de género”. Y además, puso un plazo de un año para que se realicen esos cambios en reconocimiento de la diversidad sexual.

La demanda de 2016 contra esa legislación planteaba que: “Los artículos 11 y 23 inciso segundo de la Ley violan los artículos 2, 3 y 36 inciso tercero de la Constitución, ya que establecen un número cerrado de causales para el cambio de nombre y omiten la condición social de algunas personas en cuanto a su disconformidad entre el sexo biológico y la identidad de género, pues no incluyen el nombre de cambio adaptativo, es decir, el que corresponde al propósito de adaptar el nombre propio a la nueva realidad del sexo o identidad de género de un individuo”.

Hebert Serafin fue uno de los abogados que interpuso esa demanda: “Para la población de la diversidad sexual es un gran avance, ya que la Sala dice que reconoce este derecho por condiciones de diversidad de género y evita así la discriminación”.

Ahora es el turno de la Asamblea Legislativa, que tiene mayoría oficialista del gobierno de Nayib Bukele. Debería acatar la sentencia de la Sala de lo Constitucional por ser de obligatorio cumplimiento.