La Corte falló contra Sergio Moro en una causa del Lava Jato pero aplazó su decisión sobre Lula

Tras anular una sentencia del exjuez Sergio Moro en la causa Lava Jato, la Corte Suprema de Brasil pospuso la discusión sobre el alcance del fallo que podría darle la libertad al expresidente Lula Da Silva. La discusión iba a reanudarse este jueves, pero fue “postergada” sin nueva fecha, de acuerdo al Supremo Tribunal Federal (STF). 

Los magistrados tenían que determinar hoy de qué manera se aplicaba la jurisprudencia luego de la anulación de una condena a un gerente de Petrobras que había sido dictada por Moro. Se esperaba que decidiera si la sentencia beneficia a todos los condenados del Lava Jato, incluido el líder del PT, o si se limitará el alcance del beneficio. 

Según la prensa brasileña, el presidente del tribunal, José Antonio Dias Toffoli, tomó la decisión de postergar el debate al constatar que no estarían algunos de los 11 jueces del plenario.

Por 6 votos contra 5, los jueces del STF otorgaron este miércoles un habeas corpus al exgerente de la estatal Petrobras Márcio de Almeida Ferreira, condenado por corrupción y lavado, al considerar que  no se respetó el derecho de defensa. 

La anulación de la sentencia de Ferreira -al igual que otra condena revertida en agosto en condiciones similares- podría generar una lluvia de pedidos de anulación de sentencias de la megacausa, por lo cual los magistrados también votaron a favor de determinar el alcance de esa decisión.

En la sesión de hoy  los jueces establecerían así una “tesis u orientación” que defina en qué casos deberá aplicarse esta regla, para evitar que una avalancha de casos regresen a la etapa final, antes de la condena y que muchos condenados sean liberados. 

Dias Toffoli propuso conceder el beneficio cuando se demuestre el perjuicio que causó al condenado el orden de los alegatos finales y en casos en los que la defensa haya cuestionado el proceder de los alegatos finales ante el juez de primera instancia. 

Los fiscales de Lava Jato advierten de que dependiendo de los límites que imponga el STF, su decisión podría derivar en “la anulación de 32 sentencias que implican a 143 de los 162 condenados” en la megaoperación.