La Corte de México ordenó reglamentar la marihuana medicinal

La Corte Suprema de Justicia de México dio un paso más hacia la reglamentación del uso del cannabis medicinal. Al aprobar un amparo para un paciente de 15 años, el máximo tribunal ordenó a la Secretaría de Salud adecuar sus reglamentos para garantizar tratamientos médicos con marihuana a todos los mexicanos, de acuerdo a la ley aprobada en 2017. El recurso judicial favorece a millones de pacientes de enfermedades que van desde la diabetes hasta la epilepsia.

Por unanimidad, la Segunda Sala de la Corte aprobó conceder un amparo a Carlos, un menor de 15 años con discapacidad múltiple y epilepsia resistente a fármacos para cuyo tratamiento necesita por prescripción médica aceite de tetrahidrocannabinol (THC), un producto medicinal a base de cannabis. De acuerdo a los magistrados, el Estado estaba violentando sus derechos humanos al negarle el aceite. «Es un día histórico para Carlos y para todas las personas que requieren #CannabisLegal», celebró su madre, Margarita Garfias.

El fallo de la Corte , además de imponer Jurisprudencia para casos similares, exigió a la Secretaría que cumpla con el deber legal de » armonizar» las disposiciones en el uso terapéutico de la cannabis y sus derivados en un plazo de 180 días hábiles.

Aunque en 2017 entró en vigor un decreto que reformó diversas disposiciones de la Ley General de Salud para regular el uso medicinal de la marihuana y sus derivados, los pacientes que solicitaban tratamientos con derivados de cannabis no podían acceder al THC porque, hasta la fecha, la Secretaría no había emitido los reglamentos y la normativa correspondiente.

Es decir, que hace cuatro años que el uso medicinal de la marihuana está permitido en la ley, pero no regulado. El alto tribunal explicó que la Secretaría debió haber modificado sus reglamentos en un plazo de seis meses desde la entrada en vigor de la norma pero nunca lo hizo.

«En ausencia de las normas que regulen el uso terapéutico de la cannabis, se imposibilita a (Carlos) acceder a un tratamiento con base en esta sustancia o cualquiera de sus derivados dentro del país; situación que, inevitablemente, resta eficiencia a su derecho a la salud«, expuso la SCJN.

La sentencia también sostiene que el Estado mexicano tiene la obligación de asegurar a las personas, especialmente a los menores, el más alto nivel posible de salud. «La disCAPACIDAD no une», un colectivo de personas que buscan la inclusión en la sociedad de personas con discapacidad, festejó en sus redes sociales la resolución de la corte. «Sin duda es un gran día que pasará a la historia», señalaron.

El organismo público informó pocas horas después a través de un comunicado que acatará “a cabalidad” la sentencia. También detallaron que se asegurarán de que «se le brinde tratamiento médico integral al menor involucrado, en absoluto respeto al derecho humano de protección de la salud por parte del Estado mexicano».

El caso de Carlos

Carlos Avilés Garfias tiene un diagnóstico de epilepsia fármaco resistente asociada con el síndrome de West. Con el fin de mejorar sus salud, su médico le prescribió un aceite con cannabidiol (CBD), pero generó tolerancia a dicha sustancia, presentando síntomas que no se lograron controlar.

Por lo tanto, se le recomendó sustituir el tratamiento con una preparación con THC, pero la cantidad que necesita Avilés Garfias contiene un porcentaje de la sustancia que es ilegal en México actualmente, de acuerdo con su madre, Margarita Garfias.

«Se ha mantenido sin crisis epilépticas, con su sistema inmunológico estable. A la fecha, llevamos tres años sin hospitalizaciones, cuando antes estas eran de manera mensual. Pero queremos salir de la ilegalidad», aseguró su madre.

La promesa de López Obrador para la despenalización total

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en más de una oportunidad que su gobierno está abierto a discutir el tema de la despenalización de la marihuana como parte de la estrategia de seguridad.
A finales del año pasado, el Senado mexicano retomó el tema de la despenalización en el uso de la planta con fines medicinales.

La iniciativa, estancada en el Congreso hasta ahora, contempla una regulación nacional a la cadena de producción entre otras cosas.
El proyecto plantea reglamentar la distribución, comercialización, portación y consumo de cannabis «para fines personales, científicos y comerciales».

El modelo propuesto es uno de «regulación legal estricta», como punto medio entre la prohibición absoluta y el libre mercado y que se caracteriza por un mercado comercial «regulado y monitoreado en toda la cadena de valor».