La CIDH reclamó un panel internacional para investigar la represión en El Alto

Tras tres días de visita en Bolivia para analizar la situación en el país tras el Golpe de Estado que sufrió Evo Morales, una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recomendó la conformación de un panel de expertos internacionales para lidiar con las “masivas violaciones a los derechos humanos”. Explicaron que la comisión especial tendría que ser similar a la que se creó en México por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

“Normalmente en estas situaciones las instituciones nacionales no están preparadas para resolver un cúmulo tan masivo de violaciones a los derechos humanos«, subrayó Paulo Abrão, jefe de la misión en Bolivia.

El especialista contó que llegó a esta conclusión de la información que pudo recabar tanto del gobierno de la autoproclamada Jeanine Añez como de grupos civiles. Específicamente, pidió que el grupo internacional investigue cómo murieron las personas durante la masacre de Senkata.

En su encuentro con la ciudadanía, Abrao escuchó las explicaciones de cómo las fuerzas de seguridad usaron balas de plomo para disolver una «protesta pacífica», de acuerdo a las personas con las que se entrevistó.

“Soy la viuda de Juan José Tenorio, me ha dejado un hijo huérfano. Suplico que hagan justicia. Esto no puede quedar así, nos matan como si no tuviéramos derechos”, manifestó por su parte María Cristina Quispe en Senkata ante los comisionados.

La Comisión estuvo el lunes en el pequeño pueblo en las afueras de Cochabamba en el centro del país, donde murieron nueve manifestantes cuando las fuerzas del orden reprimieron a tiros a seguidores de Morales que estaban resistiendo en una planta de combustible.

El equipo técnico aseguró que todos “demandaron verdad, justicia y reparación”. “Miles de personas reclamaron por unanimidad, que se investigue y juzgue a los responsables”, subrayaron luego desde la CIDH en su cuenta de Twitter. La jornada también incluyó la visita a centros penitenciarios para constatar la situación que enfrentan los detenidos y el trato al que están siendo sometidos.

En un comunicado, la semana pasada la CIDH condenó el “uso excesivo de la fuerza” policial y militar para reprimir las manifestaciones y manifestó su “profunda preocupación” por un decreto gubernamental que eximió de responsabilidades al ejército.