La CIDH advirtió por el riesgo de supervivencia del pueblo indígena Yuqui, en Bolivia

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos advirtió que los últimos 300 miembros de la etnia Yuqui de Bolivia están en «grave riesgo» por la pandemia del coronavirus, ante el colapso sanitario en el país andino. Al ser una comunidad demográficamente muy pequeña, la posibilidad de que el virus se expanda entre los miembros preocupa al organismo internacional.

«Se reportan 16 personas contagiadas, el 5,3% de una población de 300 personas, lo que podría representar grave riesgo para la supervivencia del pueblo indígena», señaló el organismo de la Organización de Estados Americanos en su cuenta de Twitter.

La afirmación tiene similitudes con el reciente informe del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis) boliviano, donde se advirtió que los yukis y otras comunidades enfrentan un serio riesgo de «etnocidio» ante la pandemia por la falta de medidas del gobierno de facto.

Los yuquis o yukis, que hablan lengua tupi-guaraní y habitan la región tropical de Cochabamba; fueron contactados hace solo unas décadas en una región tropical del centro de Bolivia.

Los miembros de este pueblo «vienen encarando crónicamente la enfermedad de la tuberculosis, por lo que sus pulmones ya tienen una enfermedad de base. Por lo tanto, la enfermedad del coronavirus hace correr el riesgo de que este pueblo se extinga», alertó por su lado Lizeth Veramendi, legisladora regional de Cochabamba (centro).

También padecen hambre y carecen de medicamentos y equipos de bioseguridad para enfrentar la pandemia, agregó Veramendi. «El hambre está acechando al pueblo yuqui», expresó la asambleísta.

La CIDH dijo que los yuquis tienen «problemas respecto del escaso número de personal médico, cierre de centros de salud, y ausencia de condiciones para asegurar medidas de prevención y atención médica, así como alimentaria para esa población».

Además, instó a las autoridades bolivianas «a adoptar medidas culturalmente adecuadas para atender la grave situación sanitaria que enfrenta el pueblo Yuqui, y que, en coordinación con sus autoridades representativas, se desarrollen planes integrales y culturalmente adecuados para la pandemia».

Bolivia enfrenta la pandemia con enormes carencias. Hasta ahora hay casi 20.000 infectados y más de 600 muertos en el país.