La causa Odebrecht suma un nuevo detenido: Kuczynski, expresidente de Perú

El expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (2016-18) fue detenido por la Policía Nacional, en su casa de Lima, en el marco de una causa que investiga presuntos lazos de corrupción con la empresa brasileña Odebrecht. La Justicia ordenó el arresto al comprobar como “hecho precedente” los “actos de blanqueo de capital en los que ha incurrido” el expresidente y que podrían establecer la conexión con actos de corrupción vinculados con los concesiones otorgadas a Odebrecht.

Los proyectos aludidos son la Carretera Interoceánica, en sus tramos 2 y 3, y el proyecto de irrigación e hidroenergético Olmos, adjudicados en el gobierno de Alejandro Toledo (2001-06), prófugo de la Justicia por un millonario soborno entregado por Odebrecht y con pedido de detención. Kuczynski fue ministro de Economía y primer ministro durante el gobierno de Toledo.

De 80 años, Kuczynski salió de la cochera de su casa en un automóvil manejado por oficiales de la Policía Nacional rumbo a la sede de Medicina Legal, desde la cual se esperaba que fuera trasladado más tarde a la sede de la Prefectura de la Policía en Lima.

La detención de Kuczynski fue autorizada por el juez Jorge Luis Chávez a pedido del fiscal José Domingo Pérez, quien meses atrás ya solicitó y logró llevar a prisión a la líder opositora Keiko Fujimori.

El exmandatario podría estar arrestado por un máximo de 10 días, período que podría reducirse o incluso revocarse si los abogados de Kuczynski apelan la decisión del juez, tal como anticiparon.

Mientras tanto, permanecerá en la sede central de la Policía de Lima a la espera de que el fiscal defina si lo deja en libertad o si pide su ingreso en prisión preventiva como ya ocurrió con Keiko Fujimori, quien en noviembre fue detenida con prisión preventiva.