La cara del uribismo

Colombia

El uribismo ha utilizado todas las armas posibles para retornar al poder, en una campaña que llegó a límites aterradores, según analistas. La imagen de hombre decente del postulante a presidente Óscar Zuluaga se desarma ante las prácticas más oscuras a las que se vincula al ex mandatario, como las escuchas ilegales, los falsos positivos o Agro Ingreso Seguro. Los comicios son el domingo.

Portal del sur

María Jimena Duzán – Semana (Colombia)

Poco a poco se van conociendo más evidencias de que el ‘hacker’ Andrés Sepúlveda tenía estrechas relaciones con los organismos de Inteligencia y en especial con la cuestionada sala Andrómeda, por haber ‘hackeado’ e interceptado ilegalmente los correos y los pines de los negociadores de La Habana y del propio presidente Santos.

Según lo pudo establecer esta columna, Sepúlveda, que se movía como pez en el agua en el mercado negro de la información de Inteligencia, compró datos en múltiples ocasiones de Andrómeda, los cuales podrían haber sido utilizados en beneficio de la campaña de Óscar Iván Zuluaga para la cual Sepúlveda trabajaba desde diciembre.    

Pero no solamente están vendiendo en la calle secretos del Estado, a peso. En los computadores que le fueron incautados a Sepúlveda se encontró la evidencia de que él mismo había comprado correos del presidente Santos. No los ‘hackeó’, sino que los compró. Aunque las autoridades que están a cargo de esta investigación no han podido establecer si este correo fue comprado en ese grupo de 20 que los de Andrómeda le vendieron a Sepúlveda, las pesquisas apuntan a que esa es la hipótesis más lógica. 

¿Para qué quería Sepúlveda los correos del presidente Santos?  ¿Sabía la campaña de Óscar Iván Zuluaga que en la computadora de Sepúlveda estaban los correos del presidente? ¿Por qué Sepúlveda tenía en su oficina registros de compras que el propio presidente había hecho de unas máquinas de hacer ejercicio? ¿Está aquí el correo que fue publicado por Daniel Coronell? ¿Qué clase de seguimiento le estaban haciendo al presidente?

“Yo no sé quién vaya a ganar esta contienda, pero no hay duda de que el uribismo está utilizando todas las formas de lucha para retomar el poder”

Todas esas preguntas están por ahora sin respuesta. Lo cierto es que el hecho de que el jefe de las redes de la campaña de Óscar Iván Zuluaga haya comprado el correo del presidente Santos, que a su vez fue interceptado ilegalmente desde plataformas como Andrómeda, que pertenecen a los organismos de Inteligencia del Ejército, muestra los límites aterradores a los que ha llegado esta guerra sucia.

Yo no sé quién vaya a ganar esta contienda, pero no hay duda de que el uribismo está utilizando todas las formas de lucha para retomar el poder.

Juan Esteban lewin – La Silla Vacía (Colombia)

Semana.com sacó anoche un video en el que aparece el candidato uribista Óscar Iván Zuluaga con el “hacker” Andrés Felipe Sepúlveda y la voz de Luis Alfonso Hoyos. Por el contenido del video queda claro que Zuluaga mintió cuando dijo que solo había pasado por la oficina del hacker a saludar.

La aparición del video muestra que aún después de haber cambiado su versión sobre el hacker Zuluaga no ha dicho la verdad, lo que golpea su imagen de uribista limpio, que a pesar de haber estado en el segundo gobierno de quien es hoy su padrino político, salió incólume de los escándalos de ese cuatrienio.

Y aunque, después de publicada esta historia, Zuluaga sacó un comunicado en el que asegura que el video es un “vulgar montaje político” y recuerda cómo Santos “fue sindicado en el vil montaje que hace unos años se le hizo al almirante Arango Bacci”, como no presenta ni un argumento que demuestre ese supuesto montaje y tampoco niega que sea él quien aparece en el video, sobre su actuación siguen quedando más dudas que certezas. 

Como contó La Silla en el perfil de Zuluaga la gente que lo conoce siempre lo describe como “un hombre decente”. Esa idea está detrás de la imagen de hombre sencillo, de provincia y buen padre de familia sobre la que se edifica su estrategia de campaña. Pero con el video en el que aparece directamente con una persona acusada de chuzar ilegalmente discutiendo información de seguridad nacional, esa imagen se va a afectar. La pregunta es cuánto.

Aunque las encuestas que salieron después de los escándalos mostraron que Zuluaga no solo había salido indemne de los escándalos sino que había crecido. Pero posiblemente eso se debió a que se mantuvo al margen.

“Esto pone a Zuluaga en el lado oscuro del uribismo, junto con quienes protagonizar escándalos como los de las chuzadas, los falsos positivos o Agro Ingreso Seguro”

Pero el video ahora sí lo afecta directamente, lo que puede alejar a los indecisos, como contó La Silla e incluso a sus seguidores. No solo porque a éstos les afecte que hubiera estado en una situación potencialmente ilegal, sino porque su imagen de patriota también se ve golpeada.

En el video muestra preocupación de que Santos pueda dar de baja a Timochenko antes de las elecciones. Es decir, un hombre más de cálculo que de principios.

La imagen que usa en su campaña de buen padre de familia (algo de lo que todo el mundo dice que es cierto), también puede ser golpeada luego de que hace una semana dijo que su hijo David era él quien estaba encargado de la relación con Sepúlveda y ahora aparece reunido directamente con él.

Frente a su imagen de hombre capaz, lo pone consultando su estrategia con una persona oscura y que parece más un traficante carretudo de información que un verdadero hacker o un asesor estratégico.

Y frente a su imagen de hombre impoluto, la evidente mentira y el uso de información ilegal son devastadoras. Aún si la defensa es que la campaña fue infiltrada (algo que no es imposible y que ya alegaron Pacho Santos y Tomás Uribe), el hecho es que el video demuestra que Zuluaga estaba dispuesto a mentir y usar información reservada.

Esto pone a Zuluaga en el lado oscuro del uribismo, junto con quienes protagonizar escándalos como los de las chuzadas, los falsos positivos o Agro Ingreso Seguro. Esos fantasmas pueden tomar más fuerza ahora que su candidato se convierte en el protagonista de un escándalo a una semana de la primera vuelta (que seguramente aparecerá sin cesar en la gran prensa que está alineada con Santos).

 

Leer artículo completo de Semana aquí

Leer artículo completo de La Silla vacía aquí