La asfixia que genera el bloqueo de EE. UU a Venezuela: Según la Celag, implicó un perjuicio de 350 mil millones de dólares

En medio de las denuncias del oficialismo por la injerencia del gobierno de Estados Unidos en la política venezolana, el gobierno de Nicolás Maduro alertó, en base a un informe de la Celag, que el bloqueo financiero contra el país por parte de EE. UU. significó pérdida de 350 mil millones de dólares en producción de bienes y servicios entre 2013 y 2017 para el país caribeño.

Los datos de la Cancillería venezolana fueron tomados de una investigación realizada por la Unidad de Debates Económicos del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), que determinó que el el objetivo de las sanciones promovidas por EE. UU, y la UE es asfixiar las finanzas del país sudamericano y así destruir la productividad nacional, y con ello justificar la intervención militar.

“Los ataques externos a la capacidad económica y productiva de una nación pueden acabar con la misma en cuestión de pocos años y, en los últimos tiempos, suelen ser el preludio a una intervención militar”, resalta la página web de la Celag. En este sentido, los autores advirtieron que la supuesta crisis humanitaria y la migración de centenares de miles de venezolanos tienen su origen en el boicot económico de Estados Unidos y sus aliados.

Venezuela pudiera tener un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mayor al de Argentina si el presidente hubiese tenido acceso a un financiamiento internacional similar al de Mauricio Macri en sus primeros tres años de mandato, aseguró el Celag. «El país perdió en ese quinquenio (2013-2017) entre 1,6 y 1,1 Productos Internos Brutos», añadió en su informe.

El organismo reconoció que no es posible demostrar “en forma fehaciente” las intenciones de Estados Unidos, aunque hizo hincapié en “las ventajas que dispondrían los países participantes del intento de golpe”, al referirse a las reservas de petróleo venezolano, teniendo en cuenta que “representan un 18% del total de reservas globales”.

“En efecto, las reservas mundiales alcanzan 1,65 billones de barriles, de este total Venezuela cuenta con 300,9 miles de millones de barriles que la convierten en la nación con mayores reservas de petróleo del mundo”, señalaron.

En ese marco, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, pidió a la Unión Europea que ayude al país con el desbloqueo de 1.600 millones de Euroclear, que tiene sede en Bruselas, o que otorguen a Venezuela créditos -que se pagarían con intereses-, para compensar el bloqueo de Estados Unidos.

Arreaza señaló que la Unión Europea debe abandonar las políticas contra Venezuela impulsadas desde Estados Unidos y abogar por una solución pacífica en Venezuela. El Canciller explicó que que en Venezuela existe la carencia de algunos productos por el bloqueo que EE. UU. mantiene sobre el país. «Los costos de este año de las sanciones superan, con la eventual confiscación de Citgo, los 30.000 millones de dólares», informó en una entrevista con el diario El País.

Arreaza exhortó entonces a la UE, al Gobierno Español y a la Organización de las Naciones Unidas a pedir fin de las sanciones al país. «Si nuestra economía no estuviese bloqueada, si no se boicotearán sus instituciones, la situación sería ostensiblemente mejor», subrayó.

El canciller destacó que han mantenido reuniones con un grupo de embajadores, asegurando que se establecerán más contactos, entre estos, solicitó una reunión a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, sin obtener respuesta alguna. «Nos juzgan, nos condenan, nos sentencian sin siquiera habernos escuchado», comentó Arreaza.