La aplaudida reforma de pensiones de López Obrador para México: las aumenta 40% y exige sólo 15 años de aportes

El presidente de México, Andrés López Obrador, presentó un proyecto de reforma al sistema de jubilaciones, acordado con la principal patronal y la confederación sindical, que busca aumentar 40% la prestación que recibirán los trabajadores al jubilarse y reducir el límite de años de actividad exigidos. La iniciativa recibió un aplauso unánime y nada habitual de empresarios, partidos políticos y del sector sindical.

La propuesta del presidente mexicano y del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, prevé reducir el requisito de 25 años de aportes a sólo 15 años para el derecho a una pensión garantizada. “Se espera que el trabajador promedio aumente su pensión en un 40%. Se trata de cambiar las condiciones de retiro de los trabajadores para que tengan acceso a un retiro justo, acceso a un retiro digno”, explicó el secretario de Hacienda, Arturo Herrera. 

Con la reforma, pendiente de aprobación en el Congreso, los aportes de las empresas al sistema de pensiones se elevaría durante un período de 8 años del 5,15 % al 13,87 % y la cobertura de trabajadores con una pensión garantizada para su jubilación aumentaría del 34 % al 82 %.

“La edad mínima sigue siendo 60 años, pero se necesitan únicamente 15 años de cotización y el monto de la pensión será del monto ahorrado y de las semanas que hayan trabajado”, señaló el funcionario. 

Herrera explicó que bajo el régimen actual, establecido en una reforma de 1997, los aportes y el ahorro derivados hacia el sistema de pensiones no son suficientes, por lo que “para ciertos niveles de ingresos, la pensión resulta mínima”. En ese sentido, se bajarán también las comisiones que cobran las principales administradoras de fondos de pensiones, de titularidad privada.

El actual régimen, de 1997, fue cuestionado por el bajo rendimiento que da a los empleados que aportan, mientras que especialistas advirtieron que es una especie de bomba de tiempo por el creciente aporte del Estado al sistema, poniendo en riesgo las finanzas públicas.

La propuesta busca que la contraprestación que reciba el empleado se acerque “muchísimo” al último salario que recibió y fija un incremento en lo que deben aportar las empresas, dijo el secretario de Hacienda.

Estas entidades, también conocidas como Afores en México, administraban ahorros por unos 192,800 millones de dólares al cierre de junio, según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Todos de acuerdo: políticos, empresarios y trabajadores la celebran

El Consejo Coordinador Empresarial (CEE), la mayor patronal del país, que participó en el diseño de esta propuesta, aseguró en un comunicado que la reforma “permitirá ingresos en la vejez por arriba de la línea de bienestar”.

“Bajar el requisito para iniciar en 750 semanas (15 años) hará elegibles a la pensión mínima a la mayoría de los trabajadores, lo que vuelve al sistema una red de protección efectiva”, destacaron. 

Por otro lado, Carlos Aceves, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y negociador de la reforma, celebró que se modifique el actual sistema, vigente desde hace 23 años, porque actualmente solo se garantiza el 30 % del salario a los trabajadores jubilados. Señaló, no obstante, que “la lucha de las y los trabajadores no termina para mejorar las pensiones”. 

Por su parte, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, quien suele ser muy beligerante contra López Obrador, subrayó que la reforma es una “gran noticia” porque “pone al trabajador en el centro”. “Este paso tan importante que se está dando en un tema tan sensible y complejo habla de las oportunidades que da el diálogo, hacemos votos para que pueda extrapolarse a otros asuntos”, dijo.

En el ámbito político también tuvo una excelente recepción. El líder en la Cámara de Diputados del oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Mario Delgado, sostuvo que la reforma corrige “una de las herencias más injustas de los gobiernos neoliberales” y que dará a los trabajadores “acceso a un retiro digno”.

Mientras que el líder del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, aplaudió el nuevo sistema por “reducir las semanas de cotización” y alegó que esta era una propuesta hecha por su partido.